Penas de cárcel en Inglaterra por no transmitir afecto a los hijos

Una nueva ley de protección al menor ha causado un gran debate en Inglaterra. Se trata de una nueva ley que puede llevar a la cárcel a los padres que no le den a sus hijos besos, caricias y abrazos, entre otras muestras de afecto.

Afecto a los hijos

En Gran Bretaña se está preparando una nueva ley que protegerá a los niños de los padres negligentes con su cuidado.  El Gobierno británico prepara una nueva ley que protegerá a los niños y les dotará de mayores cuidados por parte de sus padres, ya que aquellos progenitores que nieguen muestras amor a sus hijos, como caricias, besos o abrazos, podrán ser enjuiciados. Si los padres son declarados culpables de una negligencia infantil, podrán llegar a cumplir penas de cárcel, que pueden ascender hasta los 10 años en Inglaterra y Gales. Esta noticia ha salido publicada en el Daily Telegraph.

Esto no es todo: con esta nueva ley se quiere evitar que los niños estén desprotegidos en todo momento y por ello se añaden nuevos hechos que se contemplarán como delitos, como por ejemplo usar a un hijo como chivo expiatorio, castigos forzados o que se le obligue la niño a presenciar actos de violencia doméstica. Esta propuesta está bautizada como ley Cinderella (‘ley Cenicienta‘) y, evidentemente, ha generado un fuerte debate en la islas británicas. Según fuentes gubernamentales de ese país, se necesita definir claramente el maltrato infantil, se debe penalizar y se debe proteger al menor de este tipo de daño: ‘Necesitamos una definición clara, concisa y viable del maltrato infantil‘.

Por otro lado, parece ser que los políticos ingleses aluden a la importancia de cambiar la ley porque no se hace desde hace muchos años, por lo que queda demasiado anticuada y deja a los niños muy desprotegidos ante los abusos de los mayores. Además, detrás de esta reforma de la ley hay una organización que lleva años luchando por la protección de los niños y adolescentes y que en abril del año 2012 lanzó una campaña de concienciación sobre este tema; se trata de Action for Children.

Parece ser, según publica el diario de ‘La Vanguardia‘, que esta ley actual, la ‘Ley de la Infancia y la Adolescencia de Inglaterra y Gales (Children and Young Persons Act)’, se aprobó en el año 1933 y  queda anticuada porque le falta la esencia de lo que la nueva ley propondría. De hecho esa ley del año 1933 perseguía a la persona que infringía un daño a un menor: ‘de un modo que pueda causarle sufrimientos innecesarios o daños a la salud (incluidos los daños o la pérdida de la vista o el oído, o una extremidad u órgano del cuerpo, y cualquier trastorno mental)‘. Con la nueva ley, que se añadiría a la anterior, se especifica más claramente el tipo de daño que no se le puede infringir a un niño, incluso el de la falta de amor.

Este tipo de maltrato psicológico es difícil de detectar, pero es evidente que si a un hijo se le niega lo más esencial, como es el cariño, se le está maltratando, humillando y descuidando. ¿Qué opináis vosotros? ¿Consideráis que una ley puede valorar la falta de cariño de unos padres a un hijo? ¿De qué manera se puede demostrar que no se le da el cariño suficiente a un hijo? ¿En qué momento la falta de cariño puede ser penalizado por la justicia?

Vía | lavanguardia.com

Imagen | edenpictures

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...