Padres imprudentes al volante

Según datos de la DGT, si se usaran correctamente los dispositivos de seguridad infantil podríamos evitar el 75% de las muertes infantiles en accidentes de tráfico. También se conseguiría evitar el 90% de casos graves entre los más pequeños. Aún así hay padres que obviando la recomendaciones de la DGT realizan trayectos con sus hijos sin llevarlos bien colocados en las sillas o sin el cinturón de seguridad.

Los niños deben ocupar su asiento y no ser más de los reglamentarios.

Después de tantos estudios que demuestran que las imprudencias se pagan caras, seguimos viendo cómo en las puertas de los colegios, madres y padres llevan a sus hijos sin cinturones de seguridad, mal sentados, sentados encima de las piernas del copiloto sin cinturón de seguridad, llevando el volante sin estar sujetos al asiento y mil situaciones diferentes que no podríamos enumerar. Estos casos no son ejemplos inventados, son  reales.

¿Por qué motivo seguimos viendo que los padres actúan de esta manera tan imprudente? ¿Acaso no hay suficientes estudios que demuestran que el cinturón de seguridad salvaría la vida de tantos niños? ¿Cómo es posible que haya padres que permitan llevar en sus coches a más niños de los permitidos? En muchos casos los padres piensan que “solo es un momento”, “está a la vuelta de la esquina”, “no pasa nada”, “yo controlo”, etc.

Según recomendaciones de la DGT, se debe utilizar el  cinturón en cualquier trayecto, ya sea corto o largo, tanto por recorridos interurbanos como por dentro de la ciudad, es decir, en cualquier circunstancia. Otra cuestión es que si las autoridades tienen conocimiento de estas imprudencias, por qué no se pone más vigilancia alrededor de los colegios, que es donde se pueden encontrar más casos de este tipo. Hay poblaciones como Cartagena que han tomado medidas muy estrictas: han incrementado la vigilancia y multan a los padres que no lleven correctamente sentados y atados con el cinturón de seguridad a los pequeños.

Para los más pequeños, es necesario una silla homologada.

En este sentido, incrementar la vigilancia en los colegios y zonas infantiles, donde es más probable que pasen estos casos, ayudaría a que se cometieran menos imprudencias. Sin embargo, lo que de verdad puede poner fin a estas situaciones de peligro sería concienciar más a los padres y recordarles más a menudo cuáles son las normas y por qué hay que respetarlas.

Los padres que no tienen en cuenta estas medidas de seguridad deben ser conscientes de que no sólo ponen en peligro su vida, sino también la de sus hijos. Los padres son los responsables de los pequeños y estos, al fin y al cabo, son los que van a sufrir las consecuencias de tales imprudencias.

Foto kids in the boot por BenedictFrancis en Flickr

Foto Drive my car por Mads Boedker en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...