Organizar la Primera Comunión

Sacramento  de la Eucaristía

Se aproximan las fechas en las que se celebra la Primera Comunión de los niños, como sabemos, se trata de una celebración que realiza la iglesia católica y que conmemora la primera vez que los fieles (en este caso los niños) reciben el sacramento de la Eucaristía o Comunión. Generalmente son los niños con edades comprendidas entre los ocho y los nueve años quienes celebran su Primera Comunión, aunque hay que decir que dada la crisis económica actual, más de una familia la retrasará un poco más hasta que la situación sea más propicia. Cómo organizar la Primera Comunión es uno de los planteamientos de muchos padres católicos que quieren celebrar el día como una gran fiesta después de que los niños hayan comulgado.

Para organizar la Primera Comunión es necesario pensar en varios temas, al margen de que pueda ser una gran ceremonia o algo más íntimo y familiar, algunos puntos son básicos y fundamentales. El traje de Comunión, es un traje especial que hace honor a la ceremonia y que podemos encontrar en muchas tiendas de moda infantil y con un abanico de precios muy variado, aunque también se puede optar por alquilar un traje de comunión si se pretende reducir costes y ser más práctico, de hecho, el traje de comunión termina siendo un gasto exclusivo para un único día.

Teniendo en cuenta que el rango de precios puede variar de 200 a 400 euros, el alquiler puede ser una opción muy interesante, 65 euros si es una niña o 50 euros si es un niño, el alquiler da derecho a tener el traje todo el fin de semana. Si decides comprar el traje, el precio varía significativamente entre una marca prestigiosa, un taller de confección o unos grandes almacenes. Buscar y comparar precios es obligatorio si se pretende ahorrar una buena suma de dinero.

Otro tema a destacar son los tradicionales detalles o recordatorios que se ofrecen a los invitados con motivo de la Primera Comunión de los niños. La gama de detalles es realmente variada y comprende todo tipo de precios. Seguramente más de un padre recordará las tradicionales peladillas envueltas en un saquito de tela junto a una pequeña tarjeta en la que se especificaba el nombre y la fecha de la celebración, también una breve cita o unas palabras ensalzando el día señalado. Lo práctico es lo más recomendable, gastarse un dinero extra en figuritas que terminan guardadas en el fondo de un cajón o en la basura, duele al bolsillo de los padres. Son muchas las familias que optan directamente por la tarjeta recordatorio que incluye una foto del niño o la niña, eso es algo que sí se guarda y se tiene presente.

Hablando de fotografías, como ya sabemos el fotógrafo es de obligada mención, inmortalizar el momento de la eucaristía y la celebración en la comida de invitados puede suponer un buen desembolso económico. En tiempos de crisis son muchos los profesionales que han ajustado los precios, antes de elegir un fotógrafo es interesante contrastar precios y calidades, eligiendo la que más se adapte a nuestras necesidades. Si además se incluye un reportaje en vídeo el precio se incrementará significativamente, por otro lado, recordemos que tal y como ocurre con las bodas, algunos curas parecen tener pactados sus propios fotógrafos y no permiten el acceso a otros fotógrafos para realizar su labor, esto es algo que no se debe aceptar, por ello, a la hora de organizar la Primera Comunión será interesante informarse sobre esta particularidad.

Finalmente, otro de los puntos básicos a tener en cuenta tras recibir el sacramento, es la celebración y fiesta que se ofrecerá a los invitados. Como decíamos, actualmente hay buenas ofertas en restaurantes que preparan menús de calidad y ofrecen también música por un precio bastante asequible, aunque todo dependerá del número de invitados y de las posibilidades de la familia.

Se podría realizar una pequeña celebración en el hogar, pero resulta complicado, ya que el precio de un catering puede terminar siendo similar al que ofrece un restaurante, pero con la comodidad de estar libre de obligaciones como acomodar a los invitados, vigilar que todo se desarrolle según lo planeado, etc. Una de las opciones más valoradas, que además permiten a los niños jugar y disfrutar tras la comida, son los restaurantes situados en las afueras de las ciudades, muchos de ellos cuentan con amplios espacios y recintos ajardinados para el disfrute de los más pequeños.

Hay que decir que algunos padres ven la celebración como un negocio y que este no forma parte de la verdadera finalidad de la Comunión (en cierto modo tienen razón y muchos detalles y elementos sobran), sin embargo, hay que decir que es la propia Iglesia Católica la que promueve que se lleve a cabo una celebración entre sus miembros, en definitiva, se celebra una unión muy importante para el seno de la iglesia, la unión del niño con Cristo.

Organizar la Primera Comunión puede convertirse en una complicada y costosa tarea si no se planifica con el tiempo suficiente. De momento hemos realizado una ligera introducción en torno a cómo organizar la Primera Comunión, en próximos artículos profundizaremos sobre el tema y conoceremos con más detalle las ofertas que pueden resultaros útiles para este día tan señalado.

Foto | Hector García

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...