Ofrecer la fruta a los niños en gajos

Un estudio corrobora que para mejorar el consumo de frutas en los niños, es importante proporcionarla pelada y cortada.

Fruta pelada y cortada para niños

Un estudio publicado en la revista digital científica American Journal of Preventative Medicine, determina que es preferible ofrecer la fruta a los niños en gajos, con ello se logra incrementar su consumo de forma significativa. Para llevar a cabo el estudio, los investigadores de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) pidieron a un grupo de escuelas poder colocar máquinas expendedoras que ofrecían manzanas cortadas en seis gajos al instante, en unos cuatro segundos.

En una segunda parte de la investigación se utilizaron máquinas expendedoras que ofrecían la fruta sin cortar, posteriormente se analizó el consumo de cada grupo de expendedoras, e incluso se controló si los niños tiraban parte de la fruta, ya fuera entera o alguna de las porciones. El primer grupo de escuelas, incremento el consumo de fruta hasta en un 71% por el simple hecho de ofrecerla cortada, es decir, más de la mitad de lo que se consumió en las escuelas que ofrecían las piezas de fruta enteras.

Estos datos corresponden a escuelas primarias estadounidenses, si hablamos de estudiantes de secundaria los datos son muy similares, el consumo se incrementó en un 73%, los jóvenes preferían comerse la fruta ya preparada y troceada. Estos resultados demuestran que es necesario facilitar a los niños alimentos tan saludables como las frutas de una forma más cómoda. Cuántas veces hemos escuchado, incluso en adultos, que no comen fruta porque les resulta un inconveniente tener que pelarla, es por ello que estos resultados no nos sorprenden.

Los investigadores apunta que con una inversión poco costosa para contar con cortadores de frutas en las escuelas, se obtendrían unos resultados más satisfactorios logrando incrementar el consumo de fruta entre la población infantil y juvenil. Por otro lado, se constató además que el desperdicio de fruta (cuando es cortada en gajos) se redujo significativamente en comparación con la fruta sin cortar, los estudiantes no se terminaban toda la pieza y parte de ella acababa en la basura.

Los niños prefieren la fruta pelada y cortada, preferiblemente en un tamaño pequeño, apuntábamos la comodidad como factor que influía en el consumo, pero los expertos apuntan que es posible que los niños vean la fruta entera como piezas demasiado grandes y que les resulta molesto hincarles el diente. Claro, que estos resultados sólo corroboran la experiencia de muchas madres en sus hogares, pelan y cortan la fruta a sus hijos para que se la coman con más agrado.

Puedes conocer más detalles del estudio a través del artículo publicado en la revista American Journal of Preventative Medicine.

Foto | Gastronomía & Cía

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...