Obesidad y pubertad precoz

La relación entre obesidad y pubertad precoz parece algo evidente, aunque será necesario realizar nuevos estudios al respecto.

Enfermedades infantiles

Varios especialistas, principalmente pediatras y endocrinos, apuntan una relación causal entre obesidad y pubertad precoz. Parece ser que algunas niñas a partir de 7 años de edad experimentan una serie de signos sexuales asociados a la denominada pubertad adelantada, algo que determina el punto y final de la infancia (en teoría). Se trata de una aceleración fisiológica que años atrás era una rareza, pero cada vez se detectan más casos y especialmente en niños (mayormente niñas) que sufren sobrepeso u obesidad. La acumulación de tejido graso y el mayor índice de insulina, deriva en esta relación.

Como sabemos la pubertad en las niñas se relaciona con el aumento de los pechos, la protuberancia de los pezones, etc. Este proceso termina derivando en la aparición de la menstruación, en consecuencia también se ralentiza e incluso detiene el desarrollo, las niñas dejan de crecer hasta 10 centímetros de lo que en realidad crecerían, a los niños parece ser que no les afecta. En definitiva, los cambios hormonales asociados al exceso de peso aceleran la aparición de los signos sexuales, teniendo en cuenta el creciente índice de sobrepeso y obesidad infantil, los pediatras realizan un llamamiento para que los padres cuiden la dieta de los niños desde que son bebés.

Los niños menores de tres años que son rollizos, con piernas y brazos redondeados, que parecen tener un magnífico aspecto… hasta la fecha ha sido considerado como un signo de buena salud, es una equivocación. En realidad sufren incipiente obesidad, es decir, un estado inicial o síntoma, los especialistas advierten sobre este hecho para que los padres no perciban este aspecto como signo de buena salud, ya que se está gestando un mayor riesgo de sufrir obesidad en los próximos años.

Los expertos intentan frenar los diferentes frentes que conducen a padecer sobrepeso y obesidad, los niños que nacen con bajo peso no deben recibir una alimentación suplementaria, ya que se les induce a la obesidad, su metabolismo reacciona ante la ingesta excesiva de nutrientes y en consecuencia se incrementa la producción de insulina, algo que puede derivar en diabetes o como en el caso del que estamos hablando, pubertad precoz. Una pubertad normalizada en las niñas se sitúa en el rango de edad comprendido entre los 9 y los 13 años, se considera adelantada cuando se produce a partir de los 7 años y poco antes de cumplir los 9 años.

En el caso de los niños, la pubertad suele aparecer entre los 10 y los 14 años de edad, en ambos casos (niños y niñas) en esos periodos se producen cambios en el cuerpo y especialmente aparecen los signos sexuales que conducen a la siguiente etapa, la adolescencia. Por cada niño que sufre pubertad precoz, cinco niñas la padecen.

Los especialistas han detectado la relación obesidad y pubertad adelantada y advierten sobre ello, es otro problema consecuencia del exceso de peso, por ello cuidar la alimentación desde que los niños son muy pequeños es fundamental, deben seguir una dieta sana y equilibrada y realizar ejercicio físico regularmente, con esto se logrará evitar que aparezcan los signos sexuales antes de tiempo afectando al desarrollo.

Puedes conocer más detalles sobre la noticia a través del artículo de la publicación digital de El Periódico.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...