Novedades acerca de la muerte súbita en bebés

bebés

Uno de los temas  relacionados con la salud de los bebés más estudiado en los últimos años es la muerte súbita del lactante. Un estudio publicado recientemente por el Journal of the American Medical Association arroja nuevos datos sobre este asunto.

En este estudio se ha descubierto que los bebés que mueren por el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS por sus siglas en inglés) generan pocas cantidades de serotonina, una sustancia química del cerebro, fundamental para regular el sueño, el ritmo cardíaco y la respiración, según afirman los investigadores de este estudio.

Este descubrimiento es muy importante ya que podría ayudar a identificar que bebés se encuentran en riesgo de SIDS. Hay que recordar que tristemente, este síndrome provoca cada año la muerte de más de 2.300 lactantes antes de su primer año de vida.

Los investigadores añaden que tener niveles anormales de serotonina podría ser un obstáculo para la respiración de los bebés, sobre todo en situaciones difíciles, como por ejemplo, inspirar demasiado dióxido de carbono mientras duermen debido a su postura o al uso de almohadas, (ya hemos comentado que los bebés no deben dormir con almohada o baca abajo)

El doctor Alan Guttmacher, director del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, que financió el estudio comenta:

Sabemos desde hace varios años que dormir a los bebés boca arriba es la manera más efectiva de reducir el riesgo de SIDS

Según comunicó el doctor Guttmacher, este estudio nos brinda importantes claves para la base biológica del SIDS y nos podría ayudar a identificar que bebés pueden ser más proclives a sufrirla.

Lo que hicieron los investigadores fue examinar tejidos del cerebro de bebés que murieron de SIDS y de otras causas para compararlos. Dicho tejido, provenía de la médula, que es una región que se encuentra en la base del cerebro y regula funciones básicas como la temperatura corporal, la respiración, el ritmo cardíaco o la presión sanguínea.

Hallaron que los niveles de serotonina eran un 26 por ciento menores en el tejido de los bebés que murieron de síndrome de muerte súbita del lactante que lo de aquellos que fallecieron de otras causas diferentes. Otro resultado del estudio fue que también había bajas cantidades de la enzima triptófano hidroxilasa, que es necesaria para fabricar serotonina.

Solo el tiempo dirá si se podrán evitar estas tristes muertes, pero este y otros estudios son de gran importancia para intentar lograrlo.

Fuente | www.nacion.com
Foto | Reda Makhchan

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...