Niños que sufren déficit de naturaleza

Un estudio demuestra que los niños que sufren déficit de naturaleza, son más propensos a sufrir estrés y problemas de salud, por ello los expertos recomiendan favorecer ese contacto con el medio, ya sea en los parques, las salidas al campo, etc.

Contacto con el medio ambiente

Un estudio desarrollado conjuntamente por investigadores de la Universidad de Barcelona y de la Universidad Autónoma de Madrid, nos habla de un “nuevo trastorno”, el déficit de naturaleza que algunos niños padecen a consecuencia de la falta de contacto que tienen con el medio natural. Según los expertos, esa falta de contacto con la naturaleza resta bienestar y favorece el incremento del estrés.

En el estudio se trabajó con 1.000 niños repartidos en tres grupos, cada uno diferenciado por el contacto que tenían con el medio ambiente. El primer grupo estaba formado por niños que pueden disfrutar de la naturaleza cerca de su casa, ya sea por tener un jardín propio, tener un parque próximo, etc. El segundo grupo estaba formado por niños que estaban situados a una distancia media de estos espacios relacionados con la naturaleza, en el último grupo los niños tenían muy alejado el contacto con este medio.

Una de las primeras conclusiones tras estudiar a los niños es que el primer grupo tenía menos estrés que los otros dos. En este caso los expertos explicaron que tener contacto cercano con la naturaleza no quiere decir que no sufran estrés, ya que éste se puede generar por distintos problemas, exceso de deberes del colegio, problemas con los compañeros y amigos o situaciones más complicadas como la separación de los padres. Sin embargo, se apunta que el contacto con la naturaleza les proporciona mayor capacidad para poder afrontar los problemas mencionados.

Otras cuestiones a tener en cuenta, la falta de contacto con la naturaleza se puede producir en niños de ciudad y niños de entornos rurales, la explicación es sencilla, se abandona el contacto por el uso de las nuevas tecnologías, el sedentarismo y los nuevos hábitos de vida en general. Los expertos explican que la vida cotidiana aleja a los niños de los espacios naturales y el sistema nervioso y el funcionamiento psicológico necesitan ese contacto con la naturaleza, con ello se mejora el bienestar y la calidad de vida.

Sólo se percibe el bienestar que ofrece el contacto con la naturaleza cuando se está en el medio natural, para los investigadores es un problema que se debe solucionar, además del estrés, la falta de contacto se relaciona con el incremento de las enfermedades respiratorias, el sobrepeso y la obesidad, la falta de vitamina D, el déficit de atención e hiperactividad, etc. Para los investigadores es prioritario volver a poner en contacto a los niños con el medio ambiente que nos rodea, disfrutar del juego en las plazas y parques (según cuáles, claro), realizar actividades de fin de semana como las salidas al campo, visitar una granja, etc.

El contacto con el medio natural favorece y mejora la salud de los niños, pero también la de los adultos. Por desgracia, el ritmo de vida que llevamos, la dejadez y otras cuestiones hacen que algunas familias sustituyan el contacto con el medio ambiente por otras cuestiones que no resultan tan saludables. Os recomendamos leer este interesante artículo publicado en ABC sobre los niños que sufren déficit de naturaleza.

Foto | Josemanuelerre

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...