Niños que no quieren bañarse

baño

Desde que un padre comienza con los baños en seco en su bebé que lo preparará para acostumbrarse a esta rutina, los años venideros harán de la hora del baño diaria algo que los pequeños realmente disfruten, chapoteando en el agua, jugando con la espuma, y con juguetes o accesorios que los padres pueden incorporar a la bañera para la hora del baño.

Lo cierto es que con el paso del tiempo, y llegados a cierta edad, muchos de ellos comienzan a cambiar de opinión con respecto a esta higienica costumbre, y los padres se enfrentan a una situación problématica frente a niños que no quieren bañarse.

Cuando los niños que no quieren bañarse se rebelan es porque han llegado a una edad en la que comienzan a cuestionar, dentro de sus posibilidades las rutinas que quizás no les resultan placenteras del todo, o que acaso interrumpen alguna otra actividad que les agrada mas, como por ejemplo un juego o entretenimiento, por lo que ante la conciencia suficiente como para poder elegir, el niño no entenderá por qué tiene que interrumpir su diversión para darse un baño, si aparentemente no está sucio.

Lo primero que tiene que hacer un padre frente a los niños que no quieren bañarse es guardar la calma, y considerar que si el niño tiene edad suficiente para revelarse al baño, la tiene tambien como para comprender la importancia de la higiene, por lo que el primer paso es explicarle, de modo claro y ajustado a su comprension, que existen unos bichitos llamados microbios que no se pueden ver pero que están sobre todas las cosas, el piso, la tierra y hasta sobre sus juguetes, por lo que al tocarlos pasan a la piel y si uno no se baña y los quita pueden hacer que se sienta mal o se enferme, por eso hay que bañarse a diario.

Con esto en mente otro paso favorable para ganar la batalla a la hora del baño, es no imponerle una regla, sino llegar a un acuerdo, y dejarlo, en algun punto, dominar la situación, permitiendole elegir la hora del baño, dentro de 3 posibilidades, una vez que la haya elegido determina con tu hijo o hija un pacto estrechando las manos, asi entenderá que ya es grande y ha tomando una responsabilidad que tu le confiaste.

Estos pasos haran que aunque no le guste demasiado comience a tomar nuevamente una rutina de higiene diaria. Otro problema que suele presentarse es que a muchos de ellos no les agrada lavarse el cabello, por lo que teniendo en cuenta que los pequeños a partir de los 3 años tienen un claro gusto por la competencia, lospadres pueden proponerle la tarea como si fuese un juego, retandolo a que se lave el cabello en el menor tiempo posible mientras se hace una cuenta en voz alta, o mostrándole como se puede hacer peinados divertidos con la espuma.

Vía | Buenas Ideas
Foto | Julija de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...