Niños con dificultades de aprendizaje

Recientes datos sobre los términos de la educación en territorio español, emitidos por el estudio anual «Educación para Todos» de la Unesco han revelado que uno de cada 3 jóvenes españoles, con edades entre los 15 y los 24 años han abandonado los estudios antes de acabar con las enseñanzas de educación secundaria.

La realidad demuestra que si bien cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje, en los últimos tiempos se han hecho brechas cada vez más grandes y evidentes entre los niños que pueden afrontar los estudios y aquellos que se sienten desbordados por ellos y poco a poco se van quedando muy por detrás del resto de sus compañeros, y que al repetir de grado por ejemplo deciden abandonar la escuela.

Begoña Ereño, psiquiatra del Instituto Burmuin es uno de los profesionales que se ha preguntado el motivo por el cual algunos niños no aprenden al mismo ritmo que los otros, y analiza lo siguiente:

“Las causas por las que no consiguen aprender al mismo ritmo que la mayoría pueden ser muy dispares. Hay distintas etiologías, desde las emocionales, depresión, ansiedad, miedos y fobias, y trastornos del sueño, relacionales o de alimentación entre otros, hasta las neurológicas (TDAH, dislexia, discalculia –problemas en el aprendizaje de las matemáticas– o trastornos del desarrollo), pasando por alteraciones de la conducta”.

La especialista también ha considerado el hecho de que muchos factores emocionales que viven hoy en día los niños son sumamente “infradiagnosticadas” a su criterio, lo que hace que los pequeños no reciban ayuda y el problema crezca aun más.

“Un ejemplo es la depresión, que en el niño se manifiesta con unas características diferentes al adulto. En el niño aparecen somatizaciones a nivel digestivo, alteraciones del sueño, aislamiento social o cambios de conducta con agresividad sobre las que hay que prestar una especial atención”…”los padres deben pedir ayuda sin que exista un patrón determinado, cuando su aprendizaje no siga el curso de lo esperable para su edad y cuando se observen cambios en las actitudes y el comportamiento del niño, tanto por parte de los padres como del profesorado”.

Vía |  ABC
Foto | flickingerbrad

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...