Neumonía

neumonia

La neumonía infantil es una inflamación aguda del pulmón. La neumonía suele estar provocada por virus, suele venir de un catarro en las vías superiores que a veces deriva en bronquitis y al final en neumonía, muchos mocos, fiebre, dificultad respiratoria, respiran más rápido de lo habitual… a veces aparece por una bacteria en esos casos la persona suele estar peor que las que los sufren por causa vírica, aparece de repente la fiebre y dolores torácicos.

La mayoría de los casos de neumonía son de causa infecciosa por virus respiratorios, las bacterianas son menos frecuentes pero más graves. Si nos dicen que padecen neumonía doble no significa que esté el doble de enfermo si no simplemente que afecta a ambos pulmones en lugar de a uno solo. En los niños pequeños suele venir de un catarro o una gripe que no se ha curado y acaba en neumonía por la creación de un tapón de mocos en el pulmón. Es probable que pierda el apetito, no hay que obligarle a comer, él mismo poco a poco lo irá pidiendo, ya que la neumonía a veces produce vómitos.

El tratamiento es mucho reposo, evitar coger frio, mantener una buena hidratación (es importante beber muchos líquidos), los antibióticos en caso de recetarlos el médico (suelen ser bastante fuertes) y si se aplican tal cual manda el doctor la neumonía se curará en unas dos semanas o tres. Los antitérmicos como el Apiretal y el Dalsy ayudarán a bajar la fiebre. Los antitusivos no son recomendables ya que es bueno que el niño tosa y así expulse los mocos. Una vez curada la neumonía puede quedar una tos residual que tardará en curarse un tiempo.

Prevenirla a veces es posible, ya que las vacunas que se ponen a los pequeños ayudan a prevenir algún tipo de neumonía y otras infecciones. Los niños con enfermedades que afectan al sistema inmunológico como el VIH deben ponerse la vacuna contra el neumococo. La vacuna antigripal es buena pero hay que consultar al médico para ver si se puede poner ya que depende de la edad del menor. Hay que intentar no utilizar las mismas cosas que utiliza alguien afectado de neumonía ya que el virus se contagia con relativa facilidad.

Utilizar un humidificador para bebés ultrasónico ayuda en gran medida a dormir mejor al paciente que padece neumonía, y luego puede seguir utilizándose si aparecen catarros ya que mantiene una humedad en el ambiente que favorece la respiración del pequeño.

Más información | guiainfantil.com
Foto| Pavel Losevsky

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...