Neofobia

Neofobia gustativa

Neofobia es el término que hace referencia a la fobia o el miedo a lo desconocido, a algo nuevo. En el aspecto alimentario esta fobia se denominaría neofobia gustativa, es decir, miedo o aversión a los alimentos nuevos o desconocidos. La neofobia es un trastorno que pueden sufrir niños, adolescentes y adultos, aunque mayoritariamente la podemos detectar en niños y adolescentes. El clásico “no me gusta” sin haber probado el alimento es quizá uno de los signos más evidentes que indican un nivel de neofobia.

Una característica de las personas que padecen neofobia gustativa es la dieta que mantienen, suele ser monótona, aburrida y desequilibrada, ya que no se contemplan muchos alimentos en ella y la nutrición no es adecuada. Podríamos decir que existe una etapa neofóbica, esa en la que los niños acostumbran a decir continuadamente “no quiero” o “no me gusta”, entre los 4 y los 7 años de edad esta es una característica común que tiende a remitir cuando se supera ese periodo de edad.

La neofobia es un trastorno en el que la conducta alimentaria de los padres juega un papel importante. El hecho de ofrecer siempre un tipo de comidas (macarrones con tomate, huevos fritos y patatas, etc), ya sea por cuestiones de tiempo, laborales, etc., hace que se desarrolle en los niños una fuerte neofobia rechazando todos aquellos alimentos que no haya probado nunca.

Algunas investigaciones sugieren que la neofobia podría tener un matiz genético y aquellos padres que han sido en su infancia malos comedores, sufren en sus hijos el mismo problema. La conducta de los padres a la hora de comer también juega un papel muy importante, los niños imitan a sus padres y si éstos no disfrutan de una alimentación rica y variada en la que las frutas y verduras estén muy presentes, posiblemente el niño termine sufriendo aversión por este tipo de alimentación cuando alguien se la ofrezca.

Ahora recordamos un estudio que conocíamos el año pasado en Andalucía Investiga. La Universidad de Granada investigaba la neofobia con el propósito de obtener pistas que facilitaran la elaboración de de nuevos alimentos que pudieran ser aceptados por las personas mayores que padecen el problema. En este caso, la avanzada edad es responsable de que aumente la aversión frente a los alimentos nuevos y los investigadores pretendían enriquecer de algún modo la dieta de estas personas.

Por el momento se siguen realizando estudios para superar la neofobia gustativa en los mayores, en el caso de los más pequeños, los expertos recomiendan encarecidamente que los padres sean un ejemplo a seguir para los niños, que disfruten de una dieta rica y variada, que coman en familia y que enfaticen especialmente en la introducción de los nuevos alimentos a edades tempranas.

Más información | Consumer
Foto | Pavel Losevsky

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...