Muchos niños son sometidos a una amigdalectomía innecesaria

Hoy conocemos una investigación en la que se concluye que muchos niños son sometidos a una amigdalectomía innecesaria. Según el estudio, siete de cada ocho niños son operados sin necesidad.

Eliminar las amígdalas en los niños de forma innecesaria

Una amigdalectomía es el procedimiento que se realiza para la extirpación quirúrgica de las amígdalas, es una intervención que se suele realizar a partir de los dos años de edad en aquellos niños que tienen problemas como la apnea del sueño, ronquidos o una amigdalitis recurrente, entre otros. Eliminar las amígdalas es un proceso quirúrgico de unos 30 minutos de duración y tras la intervención no se requiere ingreso hospitalario, al cabo de unas horas el niño puede volver a casa.

Pues bien, hoy conocemos una investigación realizada en el Reino Unido en la que se concluye que muchos niños son sometidos a una amigdalectomía innecesaria, según los resultados del estudio, siete de cada ocho niños a los que se les extirparon las amígdalas, no necesitaban este tipo de cirugía, lo que supone que cada año se le extraen a más de 30.000 niños británicos las amígdalas sin que fuera necesario para su salud.

Para llegar a esta conclusión, los expertos de la Universidad de Birmingham revisaron los registros médicos de 1’6 millones de niños del periodo comprendido entre el año 2005 y el año 2016, determinando que un 88% de las intervenciones no eran necesarias y los niños (la mayoría) probablemente no se beneficiaron del procedimiento. Los investigadores creen que cada año se podrían evitar 32.500 de las 37.000 amigdalectomías que se practican, lo que supondría un ahorro para el sistema de salud de unos 37 millones de libras anuales (uno 42 millones de euros).

En el estudio se destaca que este proceso quirúrgico se ha ido reduciendo año tras año, en la década de los años 50 se realizaban casi 250.000 extirpaciones de amígdalas, ahora la cifra ronda las 37.000, pero el estudio demuestra que aún se podrían reducir mucho más este tipo de intervenciones. Según el sistema de salud del país, a un niño se le extirpan las amígdalas cuando en un año ha tenido en siete ocasiones dolor de garganta, cinco periodos de dolor de garganta durante dos años consecutivos, o tres etapas de dolor de garganta al año durante tres años consecutivos.

Pero los registros mostraron que sólo el 12’4% de los niños habían sufrido cinco o seis dolores de garganta en un año, lo que muestra que el resto se sometió de forma innecesaria a la operación. Los investigadores comentan que los niños que tienen dolor de garganta frecuente el primer año suelen tener menos dolores en los siguientes años. En los niños que tienen muchos dolores de garganta, la amigdalectomía les proporciona una rápida mejoría, lo que indica que la operación está justificada, pero no en el resto de casos, la operación no les beneficia ya que los dolores terminarían por remitir con el paso de los años.

Por otro lado, merece la pena destacar otros estudios realizados, en los que se concluye que los niños que son sometidos a una amigdalectomía, tienen hasta tres veces más riesgos de sufrir infecciones de garganta o nariz en edad adulta, lo que obliga a replantearse el procedimiento, siendo necesario que se analice cada caso de forma individual. Sería interesante contar con datos sobre este tema en nuestro país, ¿ocurre lo mismo que en el Reino Unido?

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de Birmingham.

Foto | Alexandra Vishleva

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...