Momentos de agresividad infantil

Los niños pueden tener en alguna ocasión un momento de agresividad, especialmente si hay alguna razón que lo motiva. En este caso la frustración, la impotencia, o sentirse en cierto modo agredido, puede provocar una reacción de defensa como la que podemos ver en el vídeo. El hecho ocurre en una escuela rusa, un profesor parece estar desesperado porque a una niña de tan sólo siete años de edad, le cuesta aprender a diferenciar los pronombres en una clase de inglés.

El profesor no hace más que repetir una y otra vez que significa ‘you’ y su descriptiva en el contexto de los pronombres, ante la impasividad y mutismo de la niña, el profesor eleva el tono, algo erróneo ya que lo único que hace es aumentar la frustración de la pequeña, la verdad es que no es el método más adecuado para enseñar. Además de elevar el tono hace aspavientos, mientras la niña se muestra cabizbaja y callada soportando la impresionante bronca. Pero queda poco para que la niña cambie de actitud y se defienda de la actitud del profesor, aflorará la agresividad infantil con la finalidad de defenderse, y no importa que sólo tenga 7 años de edad.

El profesor pasa a una siguiente fase, le señala con el índice y le toca con él en la cabeza, seguidamente, como la niña sigue con la misma actitud, la coge del hombro para girarla frente a él, esto no tiene cabida en la educación. Se acabó la paciencia, sin pensarlo, le propina una patada en un lugar que desarma al profesor y lo hace caer al suelo. Podríamos pensar que esta actitud sería motivo de expulsión de la pequeña, si no hubiera realizado la grabación, seguro que el profesor hubiera proporcionado argumentos falsos.

Por fortuna no fue así, las imágenes grabadas con un teléfono móvil por un compañero de clase, harto también de la actitud del profesor, demostraron el poco tacto y la forma en la que enseña. El director del centro no dudo en despedir al profesor, además felicitó a la niña por haberse defendido de la agresión verbal y en cierto modo física. No es que se justifique este comportamiento agresivo, quizá hubiera bastado con aguantar el chaparrón y posteriormente enseñar la grabación al director, pero como decíamos al principio, es un tipo de agresividad infantil originada como método de defensa. Claro que tambien se producen otros casos en los que los alumnos no reaccionan, aunque se les pegue con un palo, un ejemplo lo tenemos en el post Maltrato escolar infantil en Corea del Sur.

¿Qué opináis al respecto?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...