Moderación en el consumo de dulces de Navidad por los niños

En estas fechas navideñas, los niños tienden a abusar de los dulces con exceso de caloría, os proporcionamos 8 consejos para ayudar a que reine la moderación.

Alimentación infantil equilibrada

Teniendo en cuenta el alto índice de sobrepeso y obesidad de nuestro país, y el riesgo de que muchos niños empiecen a sufrir los efectos del sobrepeso, en fechas tan señaladas como las navideñas es necesario ser vigilantes e intentar que predomine la moderación en lo que respecta a consumo de dulces de Navidad por los niños. Como ocurre en verano, los periodos vacacionales provocan el cambio de hábitos en los niños, pero en el caso de la Navidad, el agravante es la alimentación.

Nuestro país encabeza el ranking de obesidad infantil en la Unión Europea, el periodo navideño se convierte en un riesgo para que los niños incrementen su peso, por un lado se reducen las actividades y ejercicio físico y por otro se incrementa la ingesta calórica, esta sería una de las excusas ideales para llevar a los niños a los salones y ferias navideñas que ofrecen todo tipo de actividades lúdicas que favorecen el gasto energético. De todos modos la asistencia a este tipo de ferias se reduce a un solo día, algo lógico teniendo en cuenta la crisis económica y los precios de algunas de esas citas infantiles. Al margen de estas cuestiones, debe imperar la moderación en el consumo de dulces navideños, y especialmente aquellos que se han elaborado para el público infantil.

Cada año se lanzan al mercado nuevos productos orientados a captar la atención de los más pequeños y cuando vamos al supermercado a realizar las compras, nos piden esos productos donde el chocolate es lo más destacado y porque sus envases llaman especialmente su atención. Para mantener los hábitos de alimentación saludable durante este periodo navideño, es interesante seguir ocho pasos o consejos que facilitarán que los niños no abusen de los dulces.

Las fiestas navideñas se asocian a la abundancia y la sobre ingesta calórica, los niños no tienen medida por lo que los padres debemos ser quienes supervisemos que no se abusa de los productos alimenticios muy calóricos. Los niños se sienten atraídos por aquellos productos que se identifican con su condición infantil, chocolatinas y dulces con formas originales y envoltorios que llaman su atención, con los que tienen presencia algún personaje favorito… Estos dulces pasan por delante de los tradicionales turrones, polvorones o mazapanes, el chocolate se convierte en uno de los productos estrella, pero muchos de estos dulces están presentes en los establecimientos todo el año, lo único que ha cambiado es el envoltorio, algo que facilita que coman primero con los ojos.

Como ya sabemos, las estrategias de marketing se encaminan a captar la atención de los niños, y aprovechan la democratización de la familia para que los niños pidan y los padres terminen accediendo a sus deseos, por eso, en cualquier ámbito, sea alimentación, juguetes, etc., al respecto sería interesante retomar la lectura del post Regalos de Navidad, un “no” es educativo.

Bien, este artículo de Consumer haciendo referencia a la moderación en la alimentación infantil de Navidad nos ofrece algunos consejos interesantes que transcribimos a continuación:

1. Esconder los dulces y sacarlos sólo en las ocasiones señaladas.

2. Fomentar los postres a base de fruta fresca todos los días y siempre antes de ofrecerles los dulces. La piña es una fruta idónea para hacer una buena digestión y para sorprender también a los pequeños.

3. Llevarles con nosotros a hacer las compras de los menús de navidad y dejarles elegir uno o dos dulces para estas fechas, pero no más.

4. Darles ejemplo con nuestros buenos hábitos y poner las mismas normas para todos. Lo que no es bueno para ellos, tampoco lo es para nosotros.

5. Para no sobrepasar el umbral de azúcar en las comidas, fomentar el agua como bebida frente a los refrescos y los zumos.

6. Al sacar los dulces a la mesa, sobre todo el turrón de chocolate, hay que ponerlo cerca de nosotros y fuera de su alcance, para que tengan que pedirlo y controlemos lo que comen.

7. Intentar que sólo tomen dulces una vez al día.

8. No descuidar el desayuno, completo y saludable, para que no lleguen a la comida principal con demasiado apetito.

Esperamos que os resulten interesantes a fin de evitar que los niños abusen de alimentos muy calóricos en estos días, que les pueden hacer ganar algunos kilos de más.

Foto | AnfibiaCrea

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...