Miopía infantil

Miopía infantil

Una correcta visión es uno de los factores importantes para lograr un buen rendimiento escolar, los estudios demuestran que aproximadamente un 20% de los niños presentan problemas visuales a lo largo de su vida. Los especialistas recomiendan que el niño pase por revisiones oculares con frecuencia, a partir de los tres años ya es recomendable que se le controle.

La miopía infantil es una anomalía en la que el diámetro anteroposterior del ojo es más largo de lo habitual, por lo que el foco se forma delante de la retina entre ésta y el cristalino por lo que los niños perciben imágenes borrosas y necesitan acercar los ojos al objeto que quieren ver.

Los especialistas distinguen entre dos tipos de miopía infantil:

La miopía infantil hereditaria, que se transmite de padres a hijos y aparece con el nacimiento, los hijos de padres miopes son más propensos a padecer esta enfermedad que los de padres no miopes. En familias con miopía hereditaria es recomendable que se lleve un mayor control en los niños para detectarla en caso de aparecer cuanto antes.

La otra miopía es la escolar y comienza a aparecer cuando los niños están en el colegio, y no es por estudiar mucho o leer demasiado si no por no hacerlo en las condiciones adecuadas, con la suficiente iluminación y con posturas incorrectas.

La miopía infantil una vez que aparece avanza aproximadamente a una dioptría por año, y pasado tres o cuatro años la miopía suele estabilizarse. Cuando se detecta la miopía es necesario que el niño use gafas, ya que necesita corregir su problema de visión para poder leer, ver la televisión… Las gafas de sol son un accesorio importante para proteger los ojos de los niños en verano.

Vía|www.embarazada.com
Foto| Niccy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...