Miedo a los perros

Miedo a los perros

Es muy normal que los niños pequeños tengan miedo a los perros aunque nunca hayan vivido una mala experiencia con estos animales, la forma de actuar de los padres es decisiva para superar este temor definitivamente, ya que una de las bases del aprendizaje de los niños pequeños sobre todo de los niños de unos tres años de edad es la imitación.

Si ve que sus padres actúan con recelo ante los perros o ante cualquier otro animal de compañía el niño entenderá que son animales peligrosos y tratará de huir en cuanto se le acerque alguno. Lo mejor para que el niño no se asuste es que vea que vosotros permanecéis tranquilos y naturales cuando se encuentre algún perro cerca.

Pero no sólo la actuación de los padres por el miedo a los perros son la única causa que puede afectarles, sobre los tres años el niño ya tiene autonomía y le hace contactar con su propia vulnerabilidad, su afán por indagar es superior a su destreza y por eso todavía se cae y se da golpes tontos muchas veces, se desconcierta ante los movimientos imprevistos de un perro, porque no sabe cómo reaccionar ante estos.

Lo mejor cuando el perro se acerque y el pequeño se asuste es quitarle importancia a su reacción con comentarios que le animen a jugar con el animal, muéstrale lo cariñoso que puede ser el perro, lo  divertido que puede ser lanzarle cosas para que las traiga, lo suave que es cuando lo acaricias, enseñar al niño  a entender las señales que emiten estos animales para evitar el miedo a los perros.

Comprar cuentos infantiles en los que aparezcan perros como protagonistas y contar anécdotas divertidas sobre ellos también sirve para superar el miedo a los perros, al igual que las películas infantiles de perros son muy recomendables para despertar su interés por estos animales.

Cuando veamos que su interés por estos animales es mayor que su miedo animadle a que acaricie alguno, por supuesto que el animal sea conocido y tranquilo. Si el niño se asusta no hay que obligarle a acercarse ni hay que reírse de él, mantened un comportamiento normal sin dar importancia a la situación y dad tiempo para que el niño se habitúe al animal, con el tiempo seguro que querrá jugar y tener una mascota en casa.

Vía | crecerfeliz.es
Foto | Cia de Foto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...