Mi hijo tiene un amigo imaginario, cómo actuar

amigo imaginario

No resulta positivo regañar al niño por dejar volar su imaginación de esta forma. Si nos empeñamos en prohibirle que tenga relación con su amigo imaginario o nos reímos de él lo único que conseguiremos es herirle hasta tal punto que evitará siempre conversar con su amigo delante de sus padres y se puede convertir en un problema. Hay que analizar el tiempo que el niño pasa con su amigo imaginario a diario.

Es conveniente que además de ese particular compañero de juegos también tenga tiempo para divertirse y relacionarse con otros niños, además de con sus padres, por supuesto.

Los padres también deben ampliar la atención hacia el niño mientras pasa tiempo con su amigo imaginario. Hay que vigilar las ventanas y los objetos que puedan implicar algún riesgo para el pequeño. No debemos olvidar que el niño está inmerso en un mundo imaginario y puede le puede apetecer volar como un superhéroe y no ser consciente del peligro.

Cuando la situación ya es preocupante

Suele ser muy poco habitual, pero la situación puede tornarse complicada si los padres comienzan a observar que su hijo se aferra al amigo imaginario hasta tal punto que no le permite cumplir con sus tareas cotidianas, o que poco a poco ya no desea tener amigos de verdad para jugar y divertirse.

Si el niño además se ha vuelto retraído o ha comenzado a tener un comportamiento agresivo con motivo de que ese amigo imaginario es un personaje violento, habrá que  buscar la ayuda y el soporte de un profesional.

Este tipo de comportamientos pueden generar otros problemas. Pero si no se produce ninguna de las características descritas no hay que alarmarse, el niño no sufre problemas mentales, ni está pasando por una situación de visiones sobrenaturales. Es perfectamente sano mentalmente.

Causas de su aparición

De la misma forma en la que llegaron los amigos imaginarios, se acabarán marchando y no volverán nunca. Es una etapa que se mantiene hasta los 7 u 8 años de edad, cuando el niño ya haya desarrollado las funciones del lenguaje, de la lógica e inteligencia.

Muchos expertos dicen que los hijos únicos, que únicamente conviven con adultos, son los más proclives a tener amigos imaginarios, ya que los utilizan para llenar ese vacío  social que tienen con respecto a los niños con más hermanos.

Otros aseguran que el fenómeno se da generalmente en los niños con mayor sensibilidad, que tienen desarrollado en un nivel superior la imaginación y la fantasía.

Incluso los hay que dicen que los niños que en la infancia tiene amigos imaginarios, tendrán más posibilidades de convertirse en artistas cuando llegue a la edad adulta.

En definitiva, no hay que preocuparse con el tema de los amigos imaginarios, como en tantas otras cosas lo único que hay que hacer es tener paciencia.

Foto | Maciej Chojnacki

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...