Mi hijo tiene lombrices

Si tu hijo tiene lombrices, el siguiente artículo te puede ayudar a saber como librarte de ellas.

Mi hijo tiene lombrices

Las lombrices son unos pequeños gusanos llamados oxiuros de color blanco que parasitan el intestino de los niños pequeños. Su tamaño ronda los 0,5 o 1 cm y se parecen a un pequeño hilo brillante. Es una infección muy frecuente en niños entre los 5 y los 14 años.

¿Cómo se produce la infestación?

Los niños se infestan por vía oral al tener contacto con huevos y larvas de personas contaminadas. Los huevos llegan al intestino grueso donde se convierten en gusanos adultos. Las hembras fecundadas migran de noche a la región del ano donde ponen los huevos que contienen las larvas. Esto produce mucho picor y el niño al rascarse llevará los huevos debajo de las uñas convirtiéndose así en propagador de nuevas infecciones. Pero los huevos también se propagan por la ropa, sabanas… y al final se acaba contagiando toda la familia.

Síntomas

El síntoma más frecuente es el picor anal, especialmente en la noche cuando las hembras ponen los huevos. A consecuencia de este picor, el niño tiene un sueño intranquilo e incluso puede despertarse varias veces durante la noche.

Como consecuencia del picor, el niño se rasca y como consecuencia del rascado se producen heridas en la piel que a veces pueden infectarse. En las niñas las lombrices también parasitan el área vaginal dando lugar a un picor vaginal que a veces se confunde con una infección de orina.

Además del picor, otro síntoma de lombrices es el rechinar de dientes durante la noche. Para saber si un niño está infestado puedes realizar las siguientes pruebas:

  • Buscar parasitos en las heces
  • Revisar el ano durante la noche
  • Realizar el test de Graham que consiste en un papal adhesivo que se coloca en el ano y se retira unas horas más tarde para poder observarlas en el microscopio.

Tratamiento

El tratamiento es sencillo y efectivo. Consiste en recetar un fármaco antiparasitario, es decir, una pastilla que mate a los parásitos. Hay que tomar una pastilla y repetirla 15 días después para asegurarse que se destruyen todos los gusanos y las larvas que pueden quedar latentes en el intestino con la primera dosis. Pero es importante recordar que no solo se debe tratar al niño sino también a toda la familia. Además del tratamiento farmacológico también es necesario lavar con agua muy caliente toda la ropa que haya estado en contacto con el niño: ropa interior, pijamas, sabanas, almohadas, evitando sacudirla para evitar que las larvas se propaguen por el aire.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...