Mantener los hábitos de alimentación infantil en verano

Las vacaciones de verano no deben alterar la rutina establecida a lo largo del año en lo que respecta a los hábitos de alimentación infantil, es necesario que se sigan realizando las cinco comidas al día según las pautas dietéticas y según la época del año, con ello lograremos que los niños afronten los días con energía y cuenten con los nutrientes necesarios para su desarrollo y crecimiento.

Alimentación infantil

A lo largo del último año escolar los niños han mantenido una serie de rutinas y pautas en la alimentación, algo que se modifica durante las vacaciones de verano y aunque en este caso hablamos de un periodo de excepcionalidad, es necesario seguir una serie de reglas básicas que permitirán, en parte, mantener los hábitos de alimentación infantil en verano.

Estas reglas son simples de seguir, establecer y mantener unos horarios para las comidas procurando cumplir con las cinco comidas que recomiendan los nutricionistas, la alimentación debe ser nutricionalmente de calidad, no vale comer cualquier cosa y a cualquier hora, es algo contraproducente que puede afectar al rendimiento, al estado de salud y al desarrollo infantil. La hora del desayuno es muy importante, ya hemos hablado en varias ocasiones en el blog que se trata de la primera comida del día que permitirá a los niños afrontar las primeras horas con ganas y con energía.

Hablando nutricionalmente, esta comida debe ser de calidad, productos como los lácteos, el pan, los frutos secos, los cereales, la fruta fresca, etc., son los más recomendados para un desayuno de calidad. Lamentablemente, algunos niños no desayunan o comen productos que no aportan las vitaminas, minerales y calorías que los niños necesitan, hablamos de la bollería industrial y otros preparados concebidos por la industria para el desayuno.

La segunda comida se realiza a media mañana y se puede decir que se trata de un pequeño tentempié que ayudará a llegar a la hora de la comida con menos hambre. Se puede tomar una fruta de temporada, un yogur, unos frutos secos, etc. La comida en verano debe ser nutritiva y refrescante, esta tercera comida no debe ser muy elaboradas y caliente, es recomendable que sea ligera y que aporte los nutrientes necesarios para un correcto desarrollo y estado de salud. Empezar la comida con algo fresco como un gazpacho o una ensalada es una buena opción, y se debe acompañar alimentos ricos en proteínas y en carbohidratos, carne, pescado, tofu, legumbres, pasta, arroz, etc. Hay que evitar las comidas rápidas, los fritos y otros productos que, aunque llenan la barriga, no nutren correctamente y favorecen las digestiones pesadas.

La cuarta comida recomendada es la merienda, no se debe saltar y debe componerse de productos saludables, siendo alimentos similares a los que se toman a la hora de desayunar, pero en menor cantidad, aunque todo depende de la actividad de cada niño. Por supuesto hay que olvidarse de los alimentos ultraprocesados que no hacen más que aportar exceso de grasas y azúcares que no son recomendables para el desarrollo de los niños. Claro que, para variar y hacer que la merienda sea más divertida, es posible preparar unos tentempiés fríos que encantarán a los niños.

En la cena se debe mantener la regla de que sea refrescante y poco copiosa, ya que facilita la digestión y ayuda a pasar mejor esas noches veraniegas en las que las temperaturas son elevadas. Se debe repetir con alimentos frescos y naturales que conformen un menú equilibrado. No hay que olvidar que la hidratación es un factor importante a lo largo de todo el día, como padres debemos procurar que los niños tomen el agua suficiente.

También es importante marcar pautas para la hora de dormir, aunque sea verano y los niños se acuesten más tarde, hay que procurar que disfruten de las horas de sueño necesarias según su edad, recordemos que los niños de entre seis y diez años deben dormir unas 10 horas, los niños de entre 3 y 4 años un mínimo de 11 horas y los niños de do años de edad unas 13 horas. Son reglas sencillas y se pueden llevar a cabo sin inconvenientes, con ello garantizaremos que los niños disfruten del verano con la energía necesaria.

Foto | USDAgov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...