Los videojuegos pueden beneficiar a los niños

Juegos electrónicos para niños

Mucho se ha hablado sobre los videojuegos y los niños, bueno y malo, pero la última conclusión de un estudio afirma que los videojuegos pueden beneficiar a los niños. Así se desprende del informe realizado por el Comité de Mercado Interior y Protección del Consumidor del Parlamento Europeo.

Los videojuegos pueden beneficiar a los niños porque estimulan el aprendizaje de habilidades como la creatividad, la reflexión, la estrategia, el ingenio, la cooperación, etc. Obviamente se darán estos beneficios siempre que los niños disfruten de videojuegos adecuados para su edad y que fomenten estos y otros valores.

El ocio, el juego y la diversión forman parte del aprendizaje de los niños, está en manos de los padres que, igual que se seleccionan las películas que pueden ver o los libros que pueden leer, se realice un control sobre la elección de los videojuegos para niños, además de pactar el tiempo que se puede dedicar a jugar con la videoconsola para que los pequeños sólo obtengan beneficios. No olvidemos que abusar de los videojuegos fomenta el sedentarismo, salvo con los nuevos juegos de deportes interactivos que además ayudan a que los niños realicen ejercicio físico de forma divertida.

Será interesante repasar el decálogo para una compra responsable e informada de los videojuegos que lanzó hace un tiempo la Asociación Español de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (aDeSe) junto al Instituto Nacional de Consumo, este decálogo orienta a los padres a la hora de escoger un videojuego para sus hijos:

  • Comprobar la clasificación por edades y la descripción de contenidos en los videojuegos adheridos al sistema voluntario de clasificación PEGI.
  • Antes de comprar un juego para menores, informarse sobre su contenido, qué tipo de escenas incluye, qué valores transmite o cuál es su nivel dificultad.
  • Ser responsable y no renunciar a sus obligaciones. La clasificación por edades es meramente orientativa y que existe el riesgo de que el menor adquiera en el punto de venta un videojuego no adecuado para su edad.
  • Identificar claramente el producto específico que desea adquirir.
  • Ser especialmente cuidadoso en el punto de venta cuando se selecciones un videojuego para menores. Hay que asegurarse de que la clasificación del producto es acorde con la edad del usuario.
  • Evitar la compra de videojuegos ‘piratas’ y en el ‘top manta’.
  • Favorecer el uso compartido y en común de los videojuegos.
  • Adoptar criterios responsables e informados sobre el uso correcto de videoconsolas y videojuegos: limitación de tiempo, distancia ante la pantalla, alternancia con otros juegos.
  • Tratar de conocer mejor el mundo de los videojuegos para saber con quién juegan los hijos. Hay que procurar también jugar con ellos.
  • Evaluar los costes de los equipos, juegos y opciones.

Los videojuegos pueden beneficiar a los niños y también a los padres, disfrutar con nuestros hijos de esta actividad afianzará la relación en el terreno lúdico, no olvidemos que los videojuegos no son sólo para niños, de hecho, el estudio destaca que la edad media del jugador europeo es de 33 años.

Foto: Leah-Anne Thompson

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...