Los traumas infantiles reducen la esperanza de vida

Esperanza de vida y trauma infantil


Los traumas infantiles reducen la esperanza de vida
, así se concluye en un estudio realizado por el CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos) y la organización Kaiser Permanente. Son varios los sucesos traumáticos que pueden marcar la vida de un niño, la muerte de un familiar, sufrir abuso sexual, ser testigo de un acto violento, sufrir maltrato, la separación o divorcio de los padres, etc. Además de sufrir tristemente alguno de los traumas mencionados, el niño puede llegar a reducir su esperanza de vida.

A mayor cantidad de traumas infantiles vividos más posibilidades de reducir la expectativa de vida, los especialistas indican que a partir de cuatro situaciones traumáticas vividas en la infancia, la esperanza de vida podría acortarse hasta en 20 años. En el estudio, los especialistas analizaron los datos recabados mediante cuestionarios realizados entre los años 1995 y 1997 a un grupo de 17.337 adultos. A los sujetos sometidos a estudio se les preguntó por su infancia y las experiencias que vivieron en ella.

Posteriormente se realizó un seguimiento hasta el año 2006, los investigadores accedieron al Índice Nacional de Defunciones para conocer, de las personas sujetas al estudio, cuántas fallecieron y en qué fecha se produjo el fatal desenlace. Tras cotejar los datos obtenidos, se constató que existía un patrón en las muertes, hasta un 12,1% de estas personas sufrieron como mínimo cuatro traumas infantiles, su muerte se produjo a los 60 años de edad. En cambio, quienes vivieron una infancia feliz (63,6% de las personas), lograron alcanzar un promedio de vida de 79 años.

Se constató que existe un patrón evolutivo en el que se relacionan los traumas infantiles y la esperanza de vida, al parecer, cada trauma aumentaba en un 13% la posibilidad de que las personas sufrieran una muerte prematura indistintamente del sexo. A través de la publicación de La Tercera podemos saber que algunos especialistas indican que también existe una relación entre los traumas sufridos y los cuidados de salud o el control social que mantienen los afectados, aumentan las posibilidades de abocarse al abuso del alcohol, las drogas, y en general, a una mala calidad de vida que deriva en la reducción de la esperanza de vida.

Muchos de los traumas que se viven en la infancia no terminan en este periodo de la vida, desgraciadamente causan una huella profunda que se muestra en la edad adulta. Estudios de este tipo no hacen sino destacar la importancia de evitar el maltrato infantil en todas sus formas para que los niños puedan crecer de forma saludable traduciéndose en una mayor expectativa de vida. Puedes conocer más detalles del estudio a través de la revista científica Scientific American.

Foto | Avolore

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...