Los probióticos pueden mejorar la pérdida de peso en los niños obesos

Según los resultados de un estudio chino, los probióticos pueden mejorar la pérdida de peso en los niños obesos que siguen una dieta y un plan de ejercicios, pero, además, protegerían de diversas enfermedades metabólicas en un futuro. De momento es una primera investigación que necesita ser confirmada con nuevas investigaciones, que contesten a algunas preguntas relacionadas con los resultados.

Reducir el peso corporal con ayuda de probióticos

Según los resultados de un estudio realizado por expertos del Hospital Infantil de Fuzhou (China), presentado en la 58ª Reunión Anual de la Sociedad Europea de Endocrinología Pediátrica de Austria (ESPE2019), los probióticos pueden mejorar la pérdida de peso en los niños obesos. Los expertos concluyen, además, que los probióticos ayudarían a reducir el riesgo de sufrir problemas metabólicos en el futuro, como las enfermedades cardíacas o la diabetes tipo 2, algo lógico teniendo en cuenta que son enfermedades que se asocian al sobrepeso y la obesidad.

El estudio titulado “Efecto de la ingesta de probióticos en los niños obesos” se llevó a cabo con un grupo de 54 niños obesos con edades comprendidas entre los 6 y 14 años. Los participantes se dividieron en dos grupos de forma aleatoria y todos seguían una dieta baja en calorías combinada con un programa de ejercicios físicos, al primer grupo se le administró un suplemento probiótico y al segundo un placebo.

Antes de iniciar el estudio, se procedió a recabar información sobre el peso corporal y los marcadores de salud metabólica en sangre, como los niveles de lípidos, glucosa, insulina y otros marcadores inflamatorios. Esta información también se recabó al finalizar el ensayo que se realizó durante 12 semanas. Según los resultados, el grupo que recibió los suplementos probióticos perdió de forma significativa más peso que el grupo que recibió el placebo, además, tenían los niveles más bajos de los marcadores asociados a la salud metabólica que antes hemos citado.

A la vista de los resultados, los investigadores consideran que la suplementación con probióticos podría ayudar a perder peso y mejorar la salud metabólica en los niños obesos, siendo una estrategia eficaz para la prevención y el tratamiento de la obesidad en el futuro. Lo cierto es que el estudio ha contado con una muestra pequeña de participación y se ha llevado a cabo con niños de la localidad de Fuijan, por lo que los expertos comentan que es necesario realizar un estudio más amplio y con una muestra de niños mayor y más variada para ratificar los resultados obtenidos.

Para algunos expertos el estudio resulta interesante, ya que la obesidad infantil es una preocupación seria que necesita una intervención y atención temprana para prevenir problemas de salud a largo plazo. En sólo 12 semanas, los suplementos probióticos lograron reducir el IMC (Índice de Masa Corporal) y además mejorar los marcadores metabólicos de la obesidad, lo que refuerza el concepto de la relación que existe entre la flora intestinal y la enfermedad metabólica.

Por desgracia, el estudio no analiza si el probiótico por sí sólo ofrece beneficios, quizá mejore el efecto de la dieta baja en calorías y el aumento de la actividad física, por lo que dar probióticos a los niños sin un plan de dieta y ejercicio no serviría de nada. Por otro lado, sería interesante poder ver si el efecto de los probióticos es independiente del valor de la restricción calórica y de la cantidad de ejercicio físico realizado, lo que muestra que este estudio es un primer paso para llevar a cabo diversos estudios en esta dirección.

Existen algunos problemas en esta investigación, como que no se han recogido muestras fecales para conocer la composición del microbioma, no se han descrito bien dos de las tres bacterias probióticas que se han utilizado y no se sabe si los resultados corresponden a tres de las cepas, dos o sólo a una. En definitiva, quedan muchas dudas y de momento no se puede decir que los probióticos contribuyan a mejorar la pérdida de peso en los niños obesos y evitar que sufran enfermedades metabólicas en un futuro. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en Science Media Centre.

Foto | U.S. Department of Agriculture

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...