Los prebióticos mejoran la flora intestinal de los niños obesos

Una investigación concluye que los prebióticos pueden ayudar a mejorar la flora intestinal y reducir el peso corporal en niños que sufren obesidad, ya sea por la dieta o por la genética.

Alimentos prebióticos en la infancia

Una nueva investigación de carácter internacional en la que han participado varias instituciones y universidades de Francia, China, Reino Unido y Alemania, concluye que los prebióticos mejoran la flora intestinal de los niños obesos, independientemente del grado y tipo de obesidad que están sufriendo, sea relacionada con el estilo de vida o el perfil genético.

En la investigación se trabajó con niños que sufrían el síndrome de Prader-Willi, enfermedad congénita no hereditaria que se caracteriza por el apetito insaciable, la hipotonía (bajo tono muscular), el insuficiente desarrollo sexual y el deficiente desarrollo tanto mental como físico. A esto hay que añadir que quien padece esta patología tiene poca actividad física, y si la dieta no se controla también aparece la obesidad.

A los niños que participaron en la investigación se les proporcionó una dieta rica en hidratos de carbono no digeribles (probióticos), lo que provocó que la flora intestinal cambiase incrementándose el nivel de bacterias beneficiosas presentes en el intestino. Por el contrario, se redujo la población de bacterias que producen toxinas y que no son deseables en la flora intestinal. Este cambio en la dieta propició la resolución de las irregularidades microbianas en el cuerpo, es lo que se denomina disbiosis de la microbiota intestinal.

En la dieta también se incluyó una reducción del 30% en la ingesta de calorías, lo que permitió una reducción significativa del peso corporal en los niños obesos cifrada en un 9’5% del peso corporal inicial. En los niños que sufrían el síndrome de Prader-Willi se experimentó una reducción del peso de un 7’6%. Este estudio no hace más que ratificar las investigaciones recientes que muestran la implicación que tiene la flora intestinal en los factores metabólicos y en la obesidad.

En otras investigaciones similares con seres humanos se ha llegado a la conclusión de que las poblaciones microbianas del intestino son diferentes en las personas obesas y en las personas delgadas, cuando las personas obesas pierden peso la microflora vuelve a un estado similar al que tiene una persona delgada, lo que sugiere que la obesidad puede tener un componente microbiano. No es la primera vez que se lleva a cabo un estudio de estas características, en la mayoría de casos se ha constatado que prebióticos y probióticos contribuyen a cambios metabólicos que resultan beneficiosos para el organismo.

En esta nueva investigación se ha evaluado el potencial de las fibras prebióticas y cómo éstas pueden influir en la flora intestinal de los niños obesos. La modulación de la dieta favorece el alivio del deterioro metabólico en cualquier forma de obesidad, por lo que sería interesante incluir este tipo de fibras en las dietas que realizan los niños obesos, siendo además una estrategia prometedora en la lucha contra las enfermedades de carácter metabólico. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en EbioMedicine.

Foto | shande

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...