Los padres tendrán derecho a que sus hijos puedan estudiar en castellano

Los padres tienen y pueden ejercer el derecho a elegir, sus hijos podrán estudiar en castellano si así lo desean, es uno de los puntos contemplados en el nuevo Plan de Infancia.

Educación infantil

Como ya explicábamos en el post sobre el Plan de Infancia y Adolescencia 2013-2016, son varios los puntos contenidos en los ocho objetivos principales del plan, uno de ellos es evitar la exclusión lingüística en las aulas, es decir, los padres tendrán derecho a que sus hijos puedan estudiar en castellano, este es un punto incluido en el proyecto de ley de reforma de la Lomce (Ley de Educación). Ayer se daban a conocer los 19 objetivos que contiene el apartado de Educación de Calidad, uno de ellos es la posibilidad de acceder a los idiomas oficiales de nuestro país, así como a otros idiomas, asignando los recursos y procedimientos necesarios que eviten la exclusión por desconocimiento de la lengua de cada comunidad autónoma.

De este modo se intentan asegurar los intereses de los menores y de las familias en general, a fin de que puedan elegir el idioma con el que quieran cursar los estudios. Los padres pueden exigir la educación en castellano para sus hijos y las Comunidades Autónomas deben garantizar este derecho. El sistema educativo debe evitar las diferenciaciones entre alumnos y facilitar una completa integración, de este modo se evita la creación de comunidades diferenciadas que lo que provoca son enfrentamientos entre ellas. En el caso de Catalunya, que la enseñanza sea en catalán tiene sentido ya que es la lengua que se habla en esta comunidad, pero no debe ser un impedimento para que los niños acaben sus estudios hablando correctamente catalán, castellano y otras lenguas.

En el anteproyecto de la Lomce, se indica que los padres pueden exigir la educación en castellano, pero si una comunidad no cumple y los padres tienen como única salida acceder al sistema de enseñanza privado, la reforma establece que se deben sufragar todos los gastos ocasionados por ello. Evidentemente esto es algo que a algunas Comunidades no les parecerá bien, pagar para que los niños puedan estudiar en el idioma elegido por los padres (en este caso hablamos del castellano), por tanto la salida es buscar una integración que facilite el aprendizaje en los dos idiomas. Como decíamos, es un anteproyecto de ley y de momento está sometido a estudio, a lo largo del presente mes se pronunciarán las recomendaciones oportunas al respecto.

La aprobación de la reforma previsiblemente se llevará a cabo en otoño, a partir de ese momento se realizará un periodo de transición de unos 10 meses para que la nueva normativa pueda entrar en vigor para el curso 2014-2015. Esta nueva reforma llega en un momento caliente, recordemos que en Catalunya el Tribunal Superior de Justicia emitió recientemente 10 autos que obligan a escuelas catalanas a impartir sus clases también en castellano, bastará con que un sólo alumno solicite las clases en este idioma, a través de los medios de comunicación (televisión) hemos podido saber que algunos profesores se oponen a ello, la Generalitat de Catalunya tampoco ha visto con buenos ojos las sentencias y por supuesto, se niega a cumplirlas.

De momento podemos saber que no se cumplirán mientras se tramitan los recursos oportunos, así lo declaraba la consejera de Educación Irene Rigau, a sabiendas de que se le podría inhabilitar del cargo. La postura de la Consejera es que hasta la fecha el sistema ha funcionado correctamente y se aplica una atención individualizada en las escuelas, indicando que no ha habido que separar a un alumno por razón de lengua. ¿Tanto cuesta facilitar que los padres ejerzan su derecho a la elección?, el caso es que la Consejera cree que se pretende romper la buena convivencia, claro, que esta convicción dependerá de cada persona. Por cierto, todavía recordamos la dura crítica a los niños de otras Comunidades que hablan castellano por parte del presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas. Como ya indicábamos en su momento, no era necesario descalificar a los niños gallegos, andaluces o de otras comunidades, por el hecho de defender la inmersión lingüística en Catalunya.

Ante las palabras de la Consejera y según leemos en el artículo de La Razón, el Ministro de Educación recuerda que la Constitución indica que las resoluciones y sentencias se deben cumplir a pies juntillas, no se trata de algo voluntario, ya veremos si al final se produce la inhabilitación de la Consejera. El tema dará mucho que hablar, todavía se deben pronunciar otros grupos y colectivos, de nuevo el idioma en la educación es un tema de debate, más leña al fuego o mejor dicho, más problemas a sumar a la actual situación del país. Por último queremos volver a recordar que este tipo de conflictos no mejoran la educación, en el post La tasa de pobreza infantil en España es muy elevada, destacábamos que nuestro país está a la cola de los países industrializados con economías potentes en materia de educación.

Foto | pe-foto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...