Los niños se esconden tapándose los ojos

Los niños pequeños creen que si no existe contacto visual con otra persona, pueden estar escondidos a sus ojos, de ahí que se escondan tapándose los ojos.

Niños invisibles

Un curioso estudio nos responde a la pregunta de por qué los niños se esconden tapándose los ojos, un error que suele hacernos gracia y cuya explicación han dado los investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido). Muchos niños con tres o cuatro años de edad, creen que tapándose los ojos pueden esconderse llegando a ser invisibles para el resto de personas, algo que evidentemente no es así, por lo que hay que entender el por qué de esta forma de actuar.

En la investigación los expertos trabajaron con un grupo de niños de la edad antes mencionada, se les preguntó si poniéndose un antifaz en los ojos podrían ser vistos, también se les preguntó que si un adulto se ponía un antifaz sería visible para otra persona. En ambos casos, los niños respondieron que gracias al antifaz, ellos y los adultos que los portarán estarían ocultos a los ojos del resto de personas, respuesta bastante curiosa.

Los investigadores siguieron con el estudio, en esta ocasión se proporcionó a los pequeños unas gafas cuyos cristales estaban tintados y que no les permitían ver a pesar de tener los ojos abiertos, también se les proporcionaron unas gafas cristal, es decir, aquellas gafas que te permiten ver a la vez que esconden los ojos al resto de personas. Los especialistas preguntaron a los niños por ambas situaciones, en el caso de las gafas espejo, de los 37 niños participantes del estudio, sólo 7 fueron capaces de captar la idea de que podían ver sin que el resto de personas vieran sus ojos, estos niños creían que eran invisibles o estaban escondidos gracias a estas gafas. Los otros 30 no captaron esta idea y pensaban que si eran visibles.

No ocurría lo mismo con las gafas tintadas, en este caso los pequeños sí creían que estaban ocultos, los investigadores concluyen que la sensación de invisibilidad de los niños procede de ocultar sus ojos a las demás personas, indistintamente de si pueden o no ver. Los investigadores nos explican que los niños creen que son invisibles cuando sus ojos están escondidos a pesar de que el resto de su cuerpo sea visible, es decir, realizaban una distinción entre el “yo” oculto y el resto de su cuerpo visible. Los especialistas se preguntaron si la creencia de la invisibilidad se basa en la idea de que tiene que haber contacto visual entre dos personas, es decir, un encuentro entre miradas que determina la certeza de que se les puede ver.

En una tercera fase del estudio se preguntó a los niños si creían que se les podía ver si un investigador les miraba directamente mientras ellos evitaban la mirada. También se les preguntó por lo contrario, si los niños miraban fijamente al investigador pero éste evitaba la mirada, si era visible o no. Los expertos explican que los niños adquieren las habilidades y conocimientos a partir de la interacción con las personas, es decir, el “yo” de los pequeños debe ser experimentado por las demás personas para que se pueda tener conciencia de ellos.

A raíz de estos resultados se generan otras preguntas que darán pie a nuevas investigaciones, en el artículo de BPS nos explican que una vía interesante de investigación es la percepción de invisibilidad de los niños que nacen ciegos, o la importancia de la mirada de los niños con autismo, teniendo en cuenta que interactúan mucho menos con el resto de personas y especialmente tienen problemas para el contacto visual, se pueden descubrir algunas claves en el desarrollo cognitivo. La verdad es que es un estudio interesante que desvela en cierto modo las claves de esta conducta, si no hay contacto visual los niños creen que son invisibles a los ojos de los demás.

Foto | mwlguide

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...