Los niños que viven con perros tienen menor riesgo de esquizofrenia en edad adulta

Una investigación ha demostrado que los niños que viven con perros desde que son pequeños, tienen hasta un 24% menos riesgo de desarrollar esquizofrenia en edad adulta. Los investigadores barajan varias hipótesis sobre esta relación, pero es evidente que será necesario realizar nuevos estudios que ratifiquen los resultados y proporcionen las explicaciones oportunas.

Beneficios de los animales de compañía

En el blog hemos hablado en varias ocasiones de los beneficios que proporcionan los animales de compañía a la infancia, perros y gatos aportan una serie de beneficios físicos y psicológicos que han sido demostrados a través de distintas investigaciones. Pues bien, hoy conocemos una nueva investigación desarrollada por la Escuela de Medicina Johns Hopkins y la organización médica Sheppard Pratt Health System (Estados Unidos), en la que se concluye que los niños que viven con perros, tienen menor riesgo de esquizofrenia en edad adulta.

Hay que destacar que estos beneficios sólo se han observado en el caso de los perros, lo que prueba que no se puede generalizar sobre los beneficios que brindan las mascotas o animales de compañía, varían dependiendo del tipo de animal. Los expertos comentan que los trastornos psiquiátricos de carácter grave, se asocian con exposiciones medioambientales vinculadas a alteraciones del sistema inmune, dado el contacto que tienen los niños con los animales de compañía, se planteó llevar a cabo un estudio que determinara una conexión entre las mascotas y los niños.

En el estudio, los expertos analizaron la relación entre la exposición de 1.371 niños a gatos y perros domésticos durante los primeros 12 años de vida, posteriormente se determinó el número de niños que fueron diagnosticados con esquizofrenia o trastorno bipolar. Tras analizar los datos, se constató que se producía una reducción estadísticamente significativa del riesgo de desarrollar esquizofrenia en aquellos niños que mantenían contacto con los perros, algo que no se apreció en el caso de los gatos.

Del mismo modo, no se apreciaron beneficios por el contacto con perros o gatos en relación al trastorno bipolar. Con los perros, se constató que los niños que tuvieron contacto con estos animales, tenían hasta un 24% menos de probabilidades de ser diagnosticados con esquizofrenia en edad adulta, este efecto protector se constata, sobre todo, en los niños que han sido expuestos a los perros por primera vez antes de cumplir los tres años. Los resultados han sorprendido a los expertos, sobre todo sabiendo que lo que buscaban era la relación entre la exposición temprana a perros y gatos con alteraciones del sistema inmune, algo que podría influir en el riesgo de desarrollar un trastorno psiquiátrico.

Los expertos no tienen muy clara la razón de este beneficio proporcionado por el contacto con los perros, barajan la idea de que, quizá, de algún modo, el microbioma de los perros se transmita a los seres humanos reforzando su sistema inmune y protegiéndolos contra la esquizofrenia. Lo cierto es que postulan varias hipótesis, pero será necesario llevar a cabo un estudio más exhaustivo que logre dar con la relación, además de poder demostrar causalidad.

En el caso de los gatos, la exposición fue neutra, es decir, no se relacionó la exposición a este animal en los niños pequeños, con el riesgo de desarrollar esquizofrenia o trastorno bipolar en edad adulta. Sin embargo, si se ha encontrado un riesgo ligeramente mayor, en aquellos niños cuyo primer contacto con un gato lo tuvieron entre los 9 y 12 años. En este caso barajan la idea de que, quizá, el desencadenante de la esquizofrenia sea la toxoplasmosis, un parásito transmitido a los humanos a través de las heces de los animales, siendo los gatos los principales anfitriones.

Como ya hemos comentado, los expertos consideran necesario realizar nuevas investigaciones para poder confirmar los resultados obtenidos, buscar qué factores intervienen en la relación, comprender los mecanismos subyacentes de la relación mascotas y trastornos psiquiátricos, etc. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica PLOS ONE.

Foto | AndrewEick

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...