Los niños que se exponen a los pesticidas de jardinería tienen mayor riesgo de hipertensión

Una investigación estadounidense constata que los niños que se exponen a los pesticidas y productos fitosanitarios similares que se utilizan en jardinería o en granjas agrícolas, tienen mayor riesgo de sufrir presión arterial elevada y, por tanto, hipertensión. Este es sólo uno de los problemas encontrados, la exposición también provoca un menor rendimiento en el autocontrol, el procesamiento visuoespacial y sensoriomotor, etc.

Riesgos de los pesticidas

Un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California (Estados Unidos), concluye que los niños que se exponen a los pesticidas de jardinería tienen mayor riesgo de hipertensión. El estudio se realizó analizando a un grupo de niños que viven en Ecuador, uno de los países del mundo con más productores de flores comerciales que se exportan a Estados Unidos, Europa y Asia.

Los investigadores explican que la producción comercial de rosas se basa en el uso de insecticidas, fungicidas y otros productos fitosanitarios, según los datos, los niños que viven cerca de estos centros de producción florales cuando se llevan a cabo los tratamientos fitosanitarios, sufren una mayor presión arterial. Los expertos comentan que no se sabe mucho sobre los efectos que puede tener la exposición humana a estos plaguicidas de jardinería, por lo que este descubrimiento es significativo.

Las temporadas de fumigación con pesticidas en estos centros de producción de flores, no sólo pueden aumentar la exposición de los niños que viven cerca a estos productos, también aumenta la presión arterial y, por tanto, el riesgo de sufrir hipertensión. En el estudio se evaluaron a 313 niños y niñas de entre 4 y 9 años de edad, que residían en comunidades cerca de zonas de floricultura en Ecuador, los niños fueron evaluados incluso 100 días después de la fumigación con pesticidas, como parte de un estudio a largo plazo sobre contaminantes ambientales y desarrollo infantil en Ecuador.

Los expertos observaron una correlación entre la mayor exposición a los pesticidas y una presión sistólica y diastólica más elevada, en comparación con los niños que no sufrieron la exposición. Los expertos comentan que estos niños tenían tres veces más probabilidades de tener hipertensión en los 81 días posteriores a la fumigación que los niños que fueron examinados con un mayor margen de tiempo, esto muestra la persistencia que tienen estos productos químicos en el organismo.

Los investigadores apuntan que, además, se han encontrado otros efectos, los niños que fueron examinados poco después de que se aplicara un tratamiento de pesticidas en las flores, mostraron un menor rendimiento en el autocontrol, el procesamiento visuoespacial y sensoriomotor, y un menor rendimiento en tareas que requerían la capacidad de atención. Los datos obtenidos muestran la necesidad de reducir la exposición a los pesticidas de los niños y las familias que viven cerca de plantaciones de flores zonas agrícolas, etc.

Los estudios sobre los efectos de los pesticidas en el sistema cardiovascular son escasos, pero existen evidencias de que los insecticidas organofosforados pueden aumentar la presión arterial. Hay que añadir otros riesgos, por ejemplo, el estudio que relacionaba estos insecticidas con los trastornos del desarrollo neurológico en bebés. En este caso, los investigadores de la Universidad de California y otras universidades estadounidenses, advertían que las mujeres embarazadas no deberían estar expuestas a niveles bajos de estos pesticidas, ya que algunas de las sustancias químicas que contienen se asocian a trastornos del desarrollo neurológico en los bebés.

Pero si repasamos la documentación científica, podemos encontrar problemas con otro tipo de productos fitosanitarios, por ejemplo, los pesticidas piretroides. Un estudio apuntaba que existía un mayor riesgo de que los niños sufrieran TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) si eran expuestos a ellos.

Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la Universidad de California, y en este otro publicado en la revista científica Environmental Research.

Foto | mollypop

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...