Los niños que beben leche cruda son menos propensos a las alergias y al asma

Una reciente investigación obsevacional ha indicado que los niños en edad escolar que beben de forma frecuente leche cruda son mucho menos propensos a desarrollar enfermedades tales como el asma o alergias en comparación a aquellos pequeños que beben leche pasteurizada dado que se cree que el calor del proceso de pasteurización destruye una cantidad de proteínas de leche que podrían ser sumamente útiles para que los niños puedan seguir desarrollando sus sistemas inmunológicos.

De todas formas, los investigadores se encuentran estudiando cuál es la mejor forma de encarar esos beneficios sin aconsejar a los padres que le den a sus niños leche cruda, ya que como comenta uno de los autores, el investigador del Instituto Suizo de Salud Pública y Tropical en Basilea, Georg Loss:

“El consumo de leche cruda es un arma de doble filo”…”Por un lado es protectora del desarrollo de asma y alergias, pero por otro implicaría serios riesgos para la salud debido a microorganismos dañinos”.

Esto se sabe por ejemplo gracias a hechos que lo confirman, por ejemplo una investigación de un año atrás en la que los científicos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos fueron capaces de relacionar el consumo de leche cruda con un brote de Escherichia Coli en Connecticut durante el 2008, al respecto la investigadora Hannah Gould, agrega:

“Desde la perspectiva de los CDC, la leche cruda puede portar bacterias peligrosas y otros gérmenes que pueden provocar enfermedad severa e incluso la muerte”…”Si bien es posible contraer una enfermedad alimentaria por el consumo de muchos alimentos, la leche cruda es uno de los más peligrosos de todos”.

El estudio concretamente ha hallado menos casos de asma y alergias entre aquellos niños que consumen leche cruda, aunque ahora la investigación se basa en detectar de forma exacta aquellos componentes de la leche que representan ese beneficio para el organismo.

Para conseguir los resultados se pidió a los padres de 8.334 niños en edad escolar de Austria, Suiza y Alemania que completaran cuestionarios sobre el consumo de leche de granja y exposiciones al ámbito rural que desarrollaban sus pequeños, además del análisis de muestras de suero de 7.606 niños, y 800 muestras de leche provenientes de los hogares de los pequeños.

Se definió que los niños que tomaban leche cruda tenían un 41% menos de posibilidades de tener asma y la mitad de probabilidades de tener fiebre del heno en comparación a los niños que toman leche de comercio pasteurizada, aquellos que tomaban leche de granja hervida no mostraban mayores defensas a desarrollar alergias. Se relaciona el beneficio entonces a las proteínas del suero de la leche como la alfa-lactoalbúmina, la albúmica sérica bovina y la beta-lactoglobulina.

Loss concluye:

“La pasteurización sigue siendo una herramienta efectiva para desactivar microorganismos dañinos pero simultáneamente destruiría proteínas séricas”…”Los resultados darían lugar a desarrollos tecnológicos que apunten a destruir los microorganismos perjudiciales pero preservando los componentes beneficiosos de la leche. El objetivo primordial es usar una leche segura y protectora para la prevención del asma”.

Vía | Infancia Hoy
Foto | My Children

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...