Los niños poco apegados a sus padres tienen mayores riesgos de presentar obesidad

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Ohio en los Estados Unidos ha revelado que aquellos niños pequeños que a los dos años de edad muestran poco apego por sus padres tienen hasta un 30% mayor de riesgo de presentar obesidad con el tiempo, hacia los 4 años de edad.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, revelando una estrecha relación entre el desapego de los niños hacia sus padres y el exceso de peso que persiste aún luego de tener en cuenta otros factores que podrían explicar también los casos de obesidad durante la infancia.

De forma contraria se ha podido ver que aquellos niños que muestran mayor dependencia hacia sus padres cuentan con lo que podría ser una sensación de seguridad que les permite explorar su entorno con la capacidad de adaptarse de forma más fácil a las situaciones nuevas y a las personas por conocer.

Los niños que muestran apenas apego hacia sus padres en cambio, tienden a tomar de forma negativa la mayoría de las experiencias lo que les hacen responder a situaciones de estrés con ira, miedo o ansiedad, haciendose más introvertidos y poco sociables con el entorno que los rodea.

Sarah Anderson, autora de la investigación, comenta al respecto:

“la hipótesis es que el apego puede reducir el riesgo de obesidad infantil mediante la prevención de las respuestas cerebrales asociadas con el estrés frecuente o puntual, que altera el normal funcionamiento y desarrollo de los sistemas que afectan al peso corporal”.

Para el estudio se analizó una muestra de datos de un total de 6.650 niños que habían nacido en Estados Unidos en el 2001 y que habían sido sometidos a varios análisis durante sus primeros 24 meses de vida y posteriormente luego de los 4 años de edad, obteniendo información sobre salud, nivel de desarrollo y entorno educativo.

Analizando la relación con sus padres y teniendo en cuenta datos de índice de masa corporal, se observó un 30% de riesgo de obesidad en aquellos niños que se mostraban menos afectuosos y seguros con sus padres durante sus primeros dos años de vida.

“Hemos ajustado por otras variables, ya que podrían encontrarse explicaciones alternativas a esta asociación entre el apego y la obesidad, pero no se encontró una diferencia estadísticamente tan significativa como este 30 por ciento más de probabilidades”.

Vía | Infancia Hoy
Foto | Jessicafm de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...