Los niños no deben dormir con luz

Según algunas investigaciones, los niños tienen que dormir a oscuras y en un ambiente silencioso, dormir con luz puede provocar problemas de visión como la miopía.

Dormir a oscuras

Algunos niños piden dormir con un punto de luz, es un modo de combatir el miedo a la oscuridad y los terrores nocturnos. Otros padres como medida preventiva y pensando que así los niños no tendrán miedo, directamente dejan una lamparita de noche encendida, un error que hay que evitar. Cuando los niños son bebés utilizamos luces de compañía para que no lloren desconsoladamente cuando se despierten en plena oscuridad, sin embargo, hay que decir que los pequeños se acostumbran a lo que hagan los padres, si colocamos una luz de compañía, se acostumbrará a ella y si no la tiene le costará mucho dormir, aunque estos no son los motivos principales por los que los niños no deben dormir con luz.

Hay que tener en cuenta que dormir con una lamparita de noche o una luz de compañía puede provocar problemas de salud, los expertos recomiendan que los bebés duerman desde el momento de su nacimiento en un ambiente oscuro y silencioso. Si se despiertan por hambre, sed u otros motivos, es preferible encender la luz del pasillo y acudir en su ayuda o para darle de comer, nunca encender una luz en la habitación, aunque sea tenue.

Los expertos nos explican por qué los bebés, y en general los niños, deben dormir sin luz, la razón es la hormona melatonina, su concentración varía dependiendo del ciclo nocturno o diurno, esta hormona sintetizada a partir de la serotonina está implicada en diferentes procesos del organismo, aunque una de las características más destacadas es su participación en la biosíntesis pineal (se produce en la glándula pineal) y su precisa respuesta ante los cambios de la iluminación ambiental. Así que cuanto más iluminada esté la habitación por la noche, más reducida será la producción de melatonina.

La producción de melatonina se inhibe por la luz y se incrementa con la oscuridad, de ahí que se le denomine hormona de la oscuridad. Decíamos que la melatonina era producida en la glándula pineal, pero también se produce en la retina, por ello dormir con luz, por tenue que sea, provoca que se reduzca la producción y se incremente el riesgo de sufrir miopía. Un estudio desarrollado por dos universidades estadounidenses con un grupo de niños determinó los siguientes resultados, un 10% de los niños con edades comprendidas entre 2 y 16 años que habían dormido a oscuras hasta los 2 años de edad, tenían miopía, mientras que hasta un 34% de los niños del mismo segmento de edad que durmieron con luz durante sus dos primeros años de vida, también tenían miopía, la diferencia es bastante evidente, la luz nocturna afectó a un 24% más de niños.

Pero aún puede ser más dramático, hasta un 55% de los niños que durmieron con una bombilla o una lamparita de mesa encendida tuvieron miopía en edad adulta, es decir, cinco veces más que los niños que habían dormido sus primeros años de vida a oscuras. Si bien es cierto que los expertos apuntan que no se puede determinar si la luz es la causante, se evidencia que existe una relación. Lo que está bastante claro, es que los niños deben dormir a oscuras desde su nacimiento, con ello aseguraremos la salud de sus ojos y evitaremos que puedan sufrir miopía (aunque la podrán padecer por otras causas). Los investigadores proponen una hipótesis, es posible que los ojos de los bebés en plena formación sean más vulnerables a la luz.

El estudio no es reciente como podemos leer aquí, sin embargo, no está de más recordarlo para que los padres que acaban de tener un bebé sean conscientes de los resultados y eviten utilizar la luz como herramienta para calmar y facilitar el sueño, lo mejor es trabajar la educación del sueño.

Más información | Nature
Más información | Penn Medicine (Pdf)
Foto | Pavel Losevsky

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...