Los niños maltratados pueden tener mayor riesgo de obesidad

Una nueva investigación realizada en el Reino Unido, concluye que los niños maltratados pueden tener mayor riesgo de obesidad, la razón es la alteración del nivel de leptina causada por sufrir estrés.

Investigación sobre obesidad infantil

Un estudio desarrollado por expertos del King College de Londres (Reino Unido), concluye que existe una relación entre el riesgo de sufrir obesidad y diversos trastornos inflamatorios con el maltrato que los niños hayan sufrido durante los primeros años de vida, la razón es la alteración de los niveles de leptina, una hormona que entre otras funciones está implicada en la regulación del apetito.

Una deficiencia de leptina podría contribuir a problemas de salud físicos asociados al estrés experimentado durante los primeros años de vida, como por ejemplo el que deriva de sufrir maltrato. Este descubrimiento abre nuevas vías en el tratamiento y prevención de posibles enfermedades asociadas al nivel de leptina. En estudios anteriores se ha podido constatar que existe un vínculo entre el estrés, la infancia y la obesidad, recordemos además otra investigación desarrollada por investigadores de la Universidad de Florida en la que se concluía que el estrés afecta a la salud de los niños antes de lo que se creía, con un impacto casi inmediato.

Los expertos explican que los mecanismos subyacentes de esta asociación no se conocían a ciencia cierta hasta ahora, los resultados muestran que la liberación de leptina puede tener un papel importante en el riesgo de obesidad en niños que han sido maltratados. Explican que el conocimiento de cómo las experiencias infantiles de maltrato tienen una respuesta biológica, es clave para entender el riesgo y llevar a cabo la planificación de tratamientos que sean más efectivos.

La leptina se libera cuando se incrementa el nivel de grasa, por lo que se reduce el apetito y aumenta el gasto energético, tener un nivel reducido de leptina favorece el apetito más allá de lo que necesita el organismo. En estudios realizados con roedores, se ha demostrado que la supresión de esta hormona conducía a un apetito insaciable en los animales y terminaban convirtiéndose en obesos.

En esta investigación en la que se asocia maltrato infantil y obesidad, los expertos midieron en un grupo de 172 niños de 12 años de edad, los niveles de esta hormona, el IMC (Índice de Masa Corporal) y los niveles de la proteína C-recativa, un marcador inflamatorio. De este grupo de niños, 81 procedían de hogares con evidencias de maltrato infantil, el resto procedían de hogares donde no se producía el maltrato. En ambos grupos se realizó un emparejamiento según el nivel socioeconómico y el sexo de los niños.

Se descubrió que los niños maltratados tenían un nivel más bajo de leptina en relación al aumento de los niveles de obesidad e inflamación, en comparación con el grupo de niños que no habían sido maltratados. También se constataron diferencias significativas del peso al nacer en ambos grupos, algo que se relaciona con el nivel de leptina en el nacimiento. Esto indica que los niveles de esta hormona observados a los 12 años de edad probablemente se establecieron durante la primera infancia y tras haber sufrido episodios de malos tratos.

Los expertos sugieren que la deficiencia de leptina puede contribuir en los problemas de salud física de los niños que han recibido malos tratos, aunque también apuntan que serán necesarios nuevos estudios que puedan replicar y ratificar los resultados que se han obtenido, posteriormente se analizarán sus posibles implicaciones clínicas. Habrá que esperar a conocer los nuevos resultados y añadir otra causa más que provoca que algunos niños puedan sufrir obesidad. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Translational Psychiatry.

Foto | Colros

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...