Los niños madrileños deberán pagar 3’80 euros por llevar la fiambrera al colegio

Coste de la fiambrera escolar en Madrid

Es increíble lo que está pasando en la Comunidad de Madrid con respecto a la fiambrera escolar, primero unas declaraciones de Esperanza Aguirre auguraban la posibilidad de que el servicio fuera gratuito, indicaba que no se debería cobrar nada a los niños que acudan al colegio con la comida preparada en el hogar, aunque también apuntaba que esta cuestión quedaría en manos del consejo escolar de cada centro, responsable de determinar las condiciones de uso y organización del comedor. Posteriormente apareció publicada la orden en el BOCM (Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid) confirmando que los niños madrileños podrían llevar la fiambrera al colegio, pero manteniendo que la decisión del precio sería cosa del consejo escolar, en este boletín se hablaba de otras cuestiones como el precio estipulado del menú escolar o las ayudas que se brindarían al respecto. Ahora podemos saber que los niños madrileños deberán pagar 3’80 euros por llevar la fiambrera al colegio.

Este precio representa tan sólo un euro menos de lo que cuesta el menú de los comedores escolares, recordemos que en el BOCM se establecía en 4’80 euros, 18 céntimos más que en la temporada escolar anterior. Nos quejábamos de Catalunya por pretender cobrar 3 euros por este servicio y resulta que ahora Madrid encabeza la lista de las comunidades más caras con respecto al uso de los tuppers en la escuela. Como ya indicábamos anteriormente, dejar esta decisión en manos del consejo escolar no era una buena idea, se debería haber publicado una orden especificando el precio máximo que se debería pagar por este servicio, nada que ver con la resolución realizada en la Comunidad Valenciana, allí está regulado por una orden y es gratis, para ello se ha destinado una gran partida presupuestaria, para poder pagar el uso de los frigoríficos, los microondas, las instalaciones, el servicio de vigilancia o limpieza. En Madrid cada niño deberá pagar hasta 3’80 euros para poder llevar la fiambrera, pero esto no es algo nuevo.

Los centros escolares madrileños ya mostraron hace meses su desacuerdo por ofrecer este servicio de forma gratuita, y dado que se ha delegado en ellos a través de la orden publicada para decidir, no lo han dudado ni un instante, parece un chantaje, una forma de disuadir a los padres y obligarles a que utilicen el servicio del comedor escolar, no permitiéndoles que puedan ahorrar en estos tiempos de crisis económica profunda. Ante esta nueva situación, no van a ser muchos los padres que manden al colegio a sus hijos con la fiambrera.

Pero aún hay más medidas que podemos calificar de disuasorias, las fiambreras deben ser especiales, concretamente recipientes termo aislantes y éstas deben guardarse en bolsas también termo aislantes que deben ser perfectamente identificadas con el nombre de los niños. A todo esto hay que decir que se obliga a los padres a que la comida sea la misma que se marca en el menú escolar, la excusa que proporcionan es que de este modo se garantiza una alimentación equilibrada, saludable y variada. No tienen vergüenza, es como decir que los padres no saben dar de comer a sus hijos, se erigen jueces y resulta que no recuerdan que ellos fueron alimentados por sus padres sin ningún tipo de asesoramiento, y muchos de ellos también son padres… pero bueno esto es lo de menos. Realmente no parecen ser conscientes de la situación y no les importan en absoluto las necesidades de miles de padres, este tipo de decisiones deberían ser vetadas por el propio gobierno madrileño en vez de quedarse al margen del problema.

Más normas, se recomienda que los alumnos de infantil no lleven tuppers, los padres van a tener que firmar un documento en el que confirman que asumen su responsabilidad en lo que respecta a los temas higiénicos y sanitarios derivados de la fiambrera. Por supuesto en ese documento se exime a los centros de las responsabilidades oportunas, a todo esto añadimos que cada centro decidirá cómo debe recibir los tuppers, cómo se almacenarán o devolverán. Es evidente la maniobra disuasoria, en nuestra opinión con mala fe. Por supuesto esta decisión ya ha generado reacciones, el Presidente de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) indica que los directores de los centros escolares rizan el rizo para impedir el uso de las fiambreras a toda costa.

La Consejería de Educación cree que las medidas son desproporcionadas, pero son los requisitos exigidos por los directores de los centros, como ya hemos indicado son los consejos escolares los que deciden. Es evidente que Educación se lava las manos y no va a intervenir, de acuerdo que no se pueden negar a que los niños lleven la fiambrera, pero imponiendo este tipo de condiciones es como si lo hicieran. A través de este artículo podemos saber que se pide encarecidamente que sea la Administración la que fije las normas, pero dada la respuesta parece evidente que ignorarán la petición de FAPA.

No es que sea abusivo cobrar 3’80 euros por el servicio de fiambrera, es que es un robo a mano armada, una demostración de poder y un acto claro de insolidaridad, ¿qué opináis al respecto?

Foto | My Sweet Muffin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...