Los niños diabéticos tienen una flora bacteriana diferente

Una investigación muestra que los niños diabéticos tienen una flora bacteriana diferente a la de los niños que no sufren diabetes tipo 1, por lo que los expertos sugieren que a través de una dieta rica en frutas y verduras reduciría el riesgo de sufrir esta enfermedad.

Diabetes infantil

Un estudio desarrollado por expertos del Centro Médico de la Universidad de Groningen (Países Bajos), concluye que los niños diabéticos tienen una flora bacteriana diferente a la de los niños que no sufren esta enfermedad autoinmune. Según los resultados obtenidos, las bacterias intestinales de niños con diabetes tipo 1 con edades comprendidas entre 1 y 5 años están menos equilibradas, predominando la presencia de los Bacteroidetes phylum.

Los expertos explican que los niños no diabéticos tienen una microbiota más equilibrada y las especies de bacterias productoras de butirato (elemento resultante de la fermentación) parecen tener una posición central y notoria. La microbiota intestinal juega un papel esencial en la salud humana, durante la última década se han realizado numerosos estudios que muestran la importancia de las bacterias intestinales en la salud, algunos estudios han demostrado que determinadas combinaciones de grupos microbianos pueden provocar respuestas inmunes concretas, por lo que los expertos deducen que los cambios de composición de la microbiota podrían guardar una estrecha relación con el desarrollo de la diabetes tipo 1.

De momento se ha constatado que los niños diabéticos tienen una microbiota intestinal distinta, este hallazgo sugiere que con unos cambios en la dieta se podría reducir de forma significativa el riesgo de sufrir diabetes tipo 1, sobre todo en aquellos niños que tienen un riesgo genético de sufrir la enfermedad. Este descubrimiento es importante y puede ser un gran paso en la lucha para reducir la incidencia de la enfermedad, recordemos que cada año se registran más casos de diabetes tipo 1 y especialmente en menores de 5 años.

En la investigación se trabajó con dos grupos de niños, un primero formado por 28 niños diagnosticados con la enfermedad y otro formado por 27 niños sanos. Tras recoger muestras fecales, se procedió al análisis utilizando un chip de ADN con el que se obtiene un profundo análisis de la composición global de la microbiota presente en el intestino. Los resultados no dejaron lugar a dudas sobre las diferencias de la población de bacterias intestinales en ambos grupos.

Los investigadores explican que se necesitan realizar nuevos estudios para determinar qué alimentos serían los más adecuados para tener una condición intestinal ideal, consideran que una dieta rica en frutas y verduras sería lo mejor, ya que ofrecen un gran aporte en fibras y carbohidratos complejos, en cambio, abusar de los azúcares simples, de la grasa y de la proteína animal, podría aumentar el riesgo de sufrir la enfermedad. Cientos de estudios muestran que es necesario disfrutar de una dieta sana y equilibrada, no sólo para prevenir la diabetes, también muchas otras enfermedades. Lamentablemente, la dieta que siguen muchos niños hoy en día no es la más adecuada.

Este descubrimiento es una punta de iceberg, queda mucho trabajo por realizar, posteriores estudios podrán determinar en qué grado afectan los cambios en la microbiota intestinal para que se pueda o no padecer diabetes tipo 1. El estudio ha sido publicado en la revista científica médica Diabetologia, a través de este enlace (Pdf) podréis acceder a su lectura.

Foto | Raia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...