Los niños del Reino Unido siguen consumiendo mucho azúcar

Muchos expertos advierten que los niños del Reino Unido siguen consumiendo mucho azúcar, multiplicando por tres la cantidad recomendada por la OMS. Advierten que es imperioso que se ponga en marcha un plan nacional contra la obesidad que sea real y contundente, ya que el actual plan se ve limitado, y por tanto, no puede ser efectivo.

Consumo de azúcar en la infancia

A pesar de las campañas que se han llevado a cabo en el Reino Unido para intentar que los niños reduzcan el consumo de azúcar, no se avanza nada, toman como mínimo el doble de la cantidad diaria recomendada por la OMS. Como sabemos, la Organización Mundial de la Salud concluye que el consumo de azúcar no debe superar el 5% del total de calorías que se ingieren diariamente, lo que supone un máximo de 25 gramos de azúcar, equivalente a seis cucharaditas de café.

Pero hay que decir que esta recomendación es para los adultos con un índice de masa corporal normal, por lo que la cantidad de azúcar que podría tomar un niño debería ser menor. Si un niño se toma una Coca Cola, ya supera en algo más de tres cucharaditas de azúcar la recomendación, si a esto le sumamos un snack dulce u otros alimentos que contengan azúcar como la bollería industrial, la ingesta de azúcar se multiplica a niveles preocupantes.

La media de ingesta de azúcar en los niños del Reino Unido multiplica la recomendación de la OMS por tres, de ahí que algunas organizaciones pidan con urgencia que se replantee el plan de lucha contra la obesidad infantil, considerado un plan mediocre y de poca efectividad, ya que no hace frente a la comercialización de los productos que se promocionan y que están cargados de azúcar, sal o grasas saturadas.

Según la Encuesta Nacional de Dieta y Nutrición, los niños de entre 4 y 10 años consumen una media de 13’5% de azúcar al día y los niños de entre 11 y 18 años un 15’2%, pero estos datos corresponden al periodo 2012-2014 y todo parece apuntar que el consumo se ha vuelto a incrementar, los datos serán facilitados en la próxima encuesta. Se vuelve a hablar del impuesto de los refrescos aprobado en el Reino Unido y de su implantación (ahora retrasada al año 2018), y de un plan que obligue a la reformulación de los productos por parte de la industria alimentaria, ya que se ha demostrado que la reformulación voluntaria no ha servido de nada.

Son muchas las organizaciones que levantan la voz pidiendo protección para los niños a través de un plan nacional de lucha contra la obesidad que sea efectivo y que comprenda todo tipo de actuaciones, pero deben existir muchos intereses económicos por medio, dado que no hay modo de que el Gobierno apruebe todas las medidas solicitadas. Actualmente, uno de cada tres niños de 10 años de edad sufren sobrepeso u obesidad y uno de cada tres niños de 5 años tienen caries dental, cifras que demuestran que las actuaciones realizadas hasta el momento han fracasado.

Los expertos comentan que un niño con sobrepeso u obesidad será probablemente un adulto con estos mismos problemas, por lo que la calidad de vida será inferior y tendrá mayor riesgo de sufrir enfermedades del corazón, diabetes tipo 2, cáncer, etc. En la encuesta antes citada se pinta un panorama sombrío de los hábitos alimenticios del Reino Unido, la mayoría de las personas no toman en cantidades suficientes alimentos saludables como frutas, verduras, pescado, etc., en cambio, consumen en abundancia alimentos ricos en grasas, azúcares y sal, como por ejemplo los alimentos procesados, la bollería industrial, los refrescos y bebidas azucaradas, etc.

El plan de lucha contra la obesidad, el impuesto de los refrescos y otras acciones han sido consideradas como burdas puestas en escena que no van a lograr el objetivo marcado, cada vez son más los expertos que advierten de las graves consecuencias que van a sufrir futuras generaciones si no se toman ahora decisiones firmes, los niños del Reino Unido siguen consumiendo mucho azúcar y la situación no cambiará si no se toman medidas más contundentes.

Según un informe médico elaborado por expertos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory (Estados Unidos), superar aunque sea un poco esa cantidad de azúcar establecida por día, supone un peligro para la salud de los niños. Como comentan aquí, las cifras son muy elevadas, no es extraño que el Reino Unido sea uno de los países europeos con una de las mayores tasas de obesidad infantil.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...