Los niños deben viajar en coche siempre con sistemas de retención seguros

La DGT recomienda que aunque la legislación lo permita, los niños deben seguir utilizando las sillas de retención infantil en vez de los asientos elevadores, estos dispositivos son menos seguros y el riesgo de lesiones por un accidente se incrementa.

Sillas de retención infantil

Desde la DGT se advierte que los niños deben viajar siempre con sistemas de retención seguros, aunque sean más mayores no se les debe premiar con la posibilidad de no utilizar esta medida de seguridad o en su defecto utilizar otras menos efectivas, como por ejemplo los elevadores. Basta con saber que el número de muertes en menores de 14 años por accidentes de tráfico se incrementó en un 23% en el 2012, pero además hay que añadir el gran número de niños que sufrieron lesiones y que fueron hospitalizados.

Hasta el 25% de los niños que sufrieron lesiones tenían entre 10 y 14 años, la razón es que en muchos casos los niños dicen que ya son mayores y los padres, a modo de premio, dejan de obligarles a utilizar el sistema de retención o en todo caso utilizan otros menos efectivos. Por mucho que los niños insistan no se debe cambiar de una silla de retención infantil, a un elevador a pesar de que la normativa pueda permitirlo, las cifras son la evidencia. Los niños se sienten mayores, les da vergüenza utilizar la silla de retención infantil, les incomoda… da igual, la mejor protección y garantía de su seguridad es utilizar las sillas de coche con respaldo.

Estas sillas protegen de forma más eficaz el cuello y la cabeza de los niños, evitan posibles lesiones por el cinturón de seguridad original del coche y absorben mejor la energía cinética resultante del impacto. Los padres no podemos dejarnos llevar por otras razones que no estén vinculadas a la seguridad, una mala decisión puede acabar trágicamente. Por ello desde la DGT se recomienda que no se cambie la silla de retención infantil por un asiento elevador, quizá la normativa lo permita, pero es más segura la primera opción. Teniendo esto en cuenta y dadas las cifras de niños que han sufrido lesiones a causa del relajamiento de la seguridad, quizá se debería volver a modificar la normativa en vez de dar consejos, como sabemos, en muchas ocasiones son desoídos.

Otra cuestión que tratan desde la DGT es el uso de sillas de retención infantil de segunda mano, sean prestadas, compradas, cedidas, etc., algo que ha aumentado a causa de la crisis económica. Según las cifras de un estudio realizado por el club de automovilistas, un 35% de los padres utiliza una silla infantil de coche de otra persona (un 37% de los casos prestada por otro familiar, y un 15% por un amigo). Según leemos aquí, no es lo más recomendable, ya que la silla debe ser elegida en función de la altura y edad de los niños, y una silla usada puede tener algún desperfecto que no se ve a simple vista. Lo que debería hacer la DGT es mediar para que el precio de las sillas fuera más económico, las sillas seguras y de calidad son muy caras.

Pero estas son otras cuestiones, centraremos la atención en la recomendación realizada por la DGT, tiene mucho sentido el consejo, no hay que premiar a los niños permitiendo que dejen de utilizar la silla de retención infantil porque se sienten mayores, tampoco hay que sustituirla por un elevador, un sistema menos eficaz y seguro, es un riesgo que no se debe correr y con ello, podremos garantizar mejor la seguridad de los niños. Mientras esperaremos a que realicen cambios en la legislación, si han detectado este problema es obligado realizar las modificaciones oportunas en favor de la seguridad de los niños en el coche.

Foto | Pillarofblue

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...