Los niños deben lavarse los dientes después de tomar el jarabe

Los dentistas explican que los niños deben lavarse los dientes después de tomar el jarabe o cualquier otro medicamento que contenga azúcar, ya que son un factor de riesgo para que sufran caries medicamentosa.

Caries medicamentosa

La presidenta de la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP) comenta que los niños deben lavarse los dientes después de tomar el jarabe o cualquier otro medicamento, la razón es que algunos fármacos contienen azúcar y podrían provocar caries. Por esta razón, se recomienda que en la medida de lo posible no se proporcionen fármacos entre horas o antes de dormir, siendo el mejor momento las horas de la comida porque después se realizará el cepillado dental.

Aunque muchas personas desconocen que los fármacos pueden provocar caries, actualmente está aceptado que las medicinas que contienen azúcar son causa de la denominada caries medicamentosa teniendo mayor riesgo los niños que son enfermos crónicos. La SEOP comenta que el aumento de la ingesta de medicamentos prescritos y la automedicación, expone a un número cada vez mayor de niños a este tipo de caries, por lo que se puede considerar un problema de salud pública.

Como decíamos, algunos medicamentos contienen diferentes tipos de azúcar, por ejemplo, sacarosa, fructosa, lactosa o sorbitol, siendo la más frecuente la sacarosa. La industria farmacéutica añade estos tipos de azúcar por varias razones, pero principalmente para ayudar a que los niños se recuperen, y no por ese momento dulce que puede proporcionar por ejemplo un jarabe. Un sabor dulce convence a los niños para tomar el medicamento, pero el daño colateral es el riesgo de sufrir caries medicamentosa, por lo que lo más conveniente y a pesar de ser un trago algo más amargo, sería no tomar fármacos que integrasen azúcar en su composición.

Aquí leemos un ejemplo, un fármaco como el Fluimucil, utilizado para frenar los síntomas de los procesos gripales, contiene 4’75 gramos de azúcar en cada sobre de 100 miligramos, es decir, la mitad de lo que contiene un yogur infantil, pero en una mayor concentración. Antibióticos como el Vinzam, utilizado para tratar la faringitis o la otitis, contiene 3’8 gramos de sacarosa por cada 5 mililitros, siendo otro ejemplo de una elevada concentración de un tipo de azúcar en un medicamento.

No es extraño, por tanto, que este tipo de fármacos puedan ser un factor de riesgo de tener caries, por eso se deben tratar como si fueran alimentos azucarados, es decir, tras su ingesta hay que lavarse los dientes. Muchos jarabes se toman antes de dormir, por ejemplo, el jarabe para la tos, y se toma en la cama momentos antes de dormir, dado que durante el sueño disminuye la producción de saliva, un fluido líquido de reacción alcalina complejo que está involucrado en la primera fase de la digestión, y también en la protección bucal frente a la caries, existe mayor riesgo de que las bacterias de la caries puedan desarrollar con más facilidad su actividad.

En algunos casos el jarabe puede resultar tan rico como una golosina, lo que alegra al niño el momento de tomar su dosis. Los pediatras siempre que pueden prescriben fármacos sin azúcar o endulzados con edulcorantes, pero no siempre se puede elegir, quizá la industria farmacéutica debería cambiar la formulación de esos medicamentos y evitar el azúcar en beneficio de la salud bucal de los niños.

La SEOP proporciona una serie de consejos para reducir el riesgo de caries medicamentosa que merece la pena tener en cuenta, entre los principales consejos se encuentra el lavado de dientes después de cada toma. Así que ya lo sabéis, algunos medicamentos para tratar determinadas enfermedades pueden provocar otras como la caries.

Foto | Makelessnoise

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...