Los niños de 2-3 años comprenden el valor del trabajo en equipo

Una investigación demuestra que los niños de edad preescolar comprenden qué es el trabajo en equipo adquiriendo las responsabilidades que permitan alcanzar el objetivo. Pero además, se demuestra que adquieren un grado de compromiso, hasta el punto de que si el compañero no lleva a cabo su tarea, se sienten indignados, frustrados y denuncian el hecho.

Cooperación infantil

Un estudio desarrollado por expertos del instituto alemán Max Planck de Antropología Evolutiva y la Universidad de Duke, concluye que los niños de 2-3 años comprenden el valor del trabajo en equipo, pero además, se resienten si se rompe la colaboración por razones egoístas. Esta investigación aclara algunos puntos de estudios anteriores que ya demostraron que los niños empezaban a colaborar a partir de los dos años, aunque sin tener claro si comprendían el valor de desarrollar un trabajo colaborativo.

Los resultados revelan el grado de inteligencia y la complejidad emocional de los niños pequeños de un modo que antes no se había demostrado. Los resultados obtenidos en este estudio, pueden ser de gran valor para padres y educadores a fin de que desarrollen estrategias educativas que faciliten que los pequeños se conviertan en adultos de provecho.

Los investigadores consideran que es muy importante incluir el desarrollo de actividades conjuntas en el hogar, como los juegos cooperativos, animando a los niños a cooperar unos con otros, ya que esa capacidad de participar en acciones conjuntas es un paso importante que permitirá convertir a los niños en seres humanos cooperativos. Apuntan que concretamente, la creación de un compromiso con un compañero para poder alcanzar un objetivo que por sí sólo un niño no podría alcanzar, es algo importante para el buen funcionamiento de la sociedad.

No hay duda de que los niños son más inteligentes de lo que creemos, con este estudio los expertos han demostrado que entienden las funciones específicas que deben llevar a cabo en un determinado juego colaborativo para lograr alcanzar el éxito. Además se delata el modo en el que se reacciona cuando el compañero de juegos no realiza su cometido o parte de la tarea por diferentes razones.

En el estudio, los expertos trabajaron con 72 parejas de niños de unos tres años de edad, eran 144 niños que tenían que llevar a cabo una tarea que implicaba la colaboración, cada pareja debía tirar de una cuerda para poder mover un bloque hacia un conjunto de canicas, donde podrían obtener una recompensa. En esta tarea, se enseñó a un grupo de niños a dejar de colaborar en la tarea por diferentes motivos para conocer la reacción de su compañero. Algunos se inquietaron, otros se lo dijeron a los investigadores y otros, mostraron a los expertos qué estaba haciendo su pareja.

En la investigación se demostró que con tres años los niños podían coordinar sus acciones con sus compañeros en esas tareas conjuntas, entendían perfectamente que se trataba de un compromiso colaborativo y se mostraron indignados, frustrados y protestaron, cuando el compañero abandonó la tarea con conocimiento. Sabiendo esto, las personas que trabajan con niños en el hogar y en el colegio, pueden construir sobre esta base educativa con la inclusión de actividades que se deban realizar de forma conjunta.

Es interesante que los niños trabajen desde pequeñitos en tareas y juegos que implique la participación conjunta, con ello se logrará formar a adultos que tengan predisposición a colaborar y trabajar en equipo. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de la página web del instituto alemán Max Planck de Antropología Evolutiva.

Foto | Richard Leeming

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...