Los niños bolivianos pueden trabajar a partir de los 10 años de edad

Se ha aprobado en Bolivia una nueva legislación en la que se permite que los niños bolivianos de 10 años de edad puedan ser insertados en el mercado laboral. La excusa para ello es la reivindicación que realizan las asociaciones de niños trabajadores y la pobreza extrema que sufren muchas familias del país.

Trabajo infantil

El Parlamento de Bolivia ha dado el visto bueno a una nueva reglamentación en la que indica que los niños bolivianos pueden trabajar a partir de los 10 años de edad, es decir, se reduce en cuatro años la edad mínima para que los niños puedan acceder al mercado laboral. Esta medida defendida por el presidente Evo Morales, el mismo que aseguraba que la homosexualidad es consecuencia de una alimentación deficiente y especialmente por la ingesta de pollo que estaba cargado con hormonas femeninas, nos parece totalmente errónea.

Con este comentario pretendemos dejar claro que hay personas que no deberían gobernar un país por no estar cualificados para ello, por tanto, no nos extraña que Evo Morales sea capaz de defender que los niños de sólo 10 años de edad puedan empezar a trabajar. El presidente explica que los menores se ven obligados a trabajar para poder sustentar a la familia, él también tuvo que hacerlo cuando era pequeño y por eso considera que es beneficioso, asegura que trabajar de niño crea mayor conciencia social. Por otro lado, la medida se aprueba a raíz de la petición realizada por las asociaciones de niños que trabajan y por los sindicatos laborales infantiles.

Hay que matizar sobre la nueva reglamentación, en realidad el límite de edad definido de manera formal por el Código del Niño, Niña y Adolescente es de 14 años, pero se incluyen dos excepciones, los niños de 12 años podrán trabajar por cuenta ajena, y trabajar por cuenta propia podrán hacerlo a partir de los 10 años. El nuevo Código del Menor promulgado por la Asamblea Nacional del país, ha sido aprobado por unanimidad entre todos los sectores, en él se establecen una serie de requisitos para garantizar la salud física y mental de los menores, así como poder prevenir la explotación laboral infantil. Los niños deben manifestar voluntariamente su deseo de trabajar y además se ha de contar con la aprobación de los padres, con estos dos requisitos se puede solicitar el correspondiente permiso al organismo competente, en este caso, las llamadas Defensorías de la Niñez.

Inicialmente el Código del Niño, Niña y Adolescente establecía sin excepciones que la edad mínima para trabajar era de 14 años, pero ante la protesta de los menores y las necesidades de las familias del país, se introdujeron las mencionadas modificaciones. Parece que Evo Morales no sabe que uno de los motores de un país es la educación, los niños preparados tienen más opciones de ser emprendedores, crear empresas y puestos de trabajo, pueden hacer que el país sea más competitivo, etc. Por otro lado es necesario que los niños jueguen para que tengan un desarrollo adecuado, pero en vez de jugar, se colocan sobre sus hombros cargas familiares.

La extrema pobreza es lo que provoca, es una de las principales causas que dan alas al trabajo infantil, por tanto, la política debería estar enfocada a luchar contra ella pero sin utilizar a los niños. Nos sorprende que se declare que la nueva legislación tiene como objetivo erradicar el trabajo infantil en Bolivia para el año 2020 y erradicar la pobreza extrema para el año 2025. Es posible que esta legislación propicie un círculo vicioso en el que siempre será necesario que los menores trabajen. Sobre la nueva ley, Evo Morales comentó en su momento que no debería limitarse la edad de un niño para trabajar, explicó que el Estado debería asegurarse de proteger y cuidar los derechos de los niños y evitar que fueran explotados, es decir, parece que estaría de acuerdo con que un niño de 6 u 8 años trabajara para contribuir al sustento de su familia.

Entendemos que los niños de Bolivia manifiesten querer trabajar por distintos motivos, pero es el Estado el que tiene que buscar soluciones a los problemas argumentados por los niños y no precisamente utilizando al colectivo infantil como solución. El Gobierno debe procurar que puedan desarrollarse y recibir la educación para que el día de mañana cuenten con más oportunidades que contribuyan a sacar al país de la pobreza. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en la edición digital de El país.

Foto | Viaje al corazón de Bolivia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...