Los niños bizcos tienen menos posibilidades de ser invitados a un cumpleaños

Los niños bizcos tienen menos posibilidades de ser invitados a un cumpleaños

De sobra es conocido que en ocasiones los niños pueden ser muy crueles ante las diferencias que presentan sus compañeros. Un curioso estudio del Departamento de Neuro-oftalmología del Kantonsspital (Suiza) viene a corroborar esta idea, ya que ha demostrado que los niños bizcos tienen menos posibilidades de ser invitados a un cumpleaños en relación a otros niños con vista sana.

Durante la investigación, más de un centenar de niños con edades comprendidas entre los 3 y los 12 años visualizaron hasta en cuatro ocasiones fotografías retocadas de seis niños de seis parejas de gemelos, en las que uno de los dos padecía estrabismo. Después, se les preguntó a qué niño invitarían a su fiesta de cumpleaños.

Los niños menores de 6 años no hicieron grandes distinciones entre las parejas de gemelos: el 97% de los mismos invitaría a su fiesta a un niño con estrabismo en al menos una ocasión. Sin embargo, estos datos cambiaron radicalmente en el grupo de niños más mayores: entre los 6 y los 8 años un 37% nunca escogió incluir un compañero bizco en su celebración.

Al preguntarles si se habían fijado en algún aspecto en particular de las fotografías, un 19% de los niños más pequeños identificó el ojo bizco, mientras que si respondían “nada” y se les pedía que volvieran a mirar con atención, el porcentaje aumentó hasta el 39%. Entre los mayores de 6 años, casi la mitad mencionó el estrabismo en la primera observación y más de tres cuartas partes lo hicieron en la segunda.

El estudio señala asimismo que en la elección de escoger a los participantes del cumpleaños no influyeron de forma estadística el color de la piel, la ropa o el sexo de los niños mostrados en las fotografías.

Según los autores del estudio, “el estrabismo infantil puede provocar un importante impacto psicológico en los niños, ya que las diferencias visibles en general tienen una repercusión negativa en la forma en la que los niños perciben a sus iguales”.

Por este motivo, los investigadores suizos recomiendan siempre que sea posible que “se someta al niño a una cirugía correctiva antes de que cumpla los seis años, ya que a partir de esa edad las implicaciones sociales negativas de este trastorno comienzan a manifestarse”.

Fuente | Europa Press

Foto | Foreign and Commonwealth Office

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...