Los niños autistas tienen sinapsis cerebrales adicionales

Una nueva investigación ha descubierto que los niños autistas tienen sinapsis cerebrales adicionales, durante su desarrollo no se han eliminado al mismo ritmo ni en la misma cantidad que se eliminan en los niños que no padecen autismo.

Autismo infantil

Una investigación desarrollada por neurocientíficos del CUMC (Columbia University Medical Center) de Estados Unidos, concluye que los niños autistas tienen un superávit de sinapsis cerebral, es decir, conexiones intercelulares especializadas entre las neuronas o entre neuronas y células efectoras, de sus contactos derivan las transmisiones de los impulsos nerviosos. Según los expertos, un exceso de sinapsis o conexiones, podría tener efectos significativos en el funcionamiento del cerebro.

Los niños autistas tienen sinapsis cerebrales adicionales, este superávit es causado por la desaceleración de un proceso normal cerebral de eliminación que se realiza durante el desarrollo, hay que decir que es una teoría y se deberán realizar nuevas investigaciones para poder certificar dicha causa. Para los expertos es un descubrimiento muy importante, ya que es la primera vez que en una investigación se ha observado una carencia de eliminación sináptica en el proceso de desarrollo cerebral de los niños con autismo. Estos resultados contrastan con la cantidad reducida de sinapsis localizada en algunas áreas cerebrales de pacientes mayores con autismo.

Los expertos consideran que se podría reducir este exceso de conexiones durante el desarrollo a través de un tratamiento farmacológico, como ejemplo hablan de la rapamicina, un inmunosupresor que contribuye a evitar el rechazo en los trasplantes de órganos, que podría además restaurar la eliminación sináptica normal, al menos así se constató en las pruebas realizadas con roedores de laboratorio. Sin embargo, es posible que debido a sus efectos secundarios, este fármaco no pudiera ser utilizado con quienes padecen autismo, pero el hecho de haber probado el fármaco con roedores y que éstos hayan experimentado un cambio de conducta, sugiere que el autismo podría ser tratado farmacológicamente en la infancia con el medicamento adecuado.

En la investigación, los expertos examinaron 26 cerebros de niños autistas, 13 con edades comprendidas entre los 2 y los 9 años de edad, y otros 13 con edades comprendidas entre los 12 y los 20 años. En todos los casos, los niños y jóvenes habían fallecido por causas ajenas al autismo. Estos cerebros se compararon con 22 cerebros de niños también fallecidos y que no habían sido diagnosticados con autismo. Se midió la densidad sináptica y se constató que al finalizar la infancia, en los niños sin autismo se había reducido a la mitad, en cambio en los cerebros de los niños con autismo sólo se redujo un 16%.

La investigación también ha arrojado otras conclusiones, se ha determinado que las células cerebrales de los niños autistas estaban dañadas, eran deficientes y se degradaban a sí mismas. El puzzle del autismo es muy complejo, muchas son las causas que lo provocan, factores genéticos, medioambientales, etc., este descubrimiento es un paso más para poder comprender qué sucede en el cerebro de las personas que padecen autismo. Ahora se habla de desarrollar nuevos estudios profundizando un poco más en el tema relacionado con la disfunción sináptica.

Del estudio realizado por el Columbia University Medical Center podéis conocer más detalles a través de este artículo publicado en la revista científica Neuron.

Foto | Fatman73

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...