Los mejores países para solucionar problemas en equipo, según el informe PISA

El trabajo colaborativo es esencial para el desenvolvimiento de los chicos en su edad adulta. Un estudio determinó en qué naciones valoran más este aspecto como parte de la educación.

El Estudio PISA demostró sus resultados

Que los hijos adquieran las herramientas indispensables para gozar de un porvenir prometedor, es el deseo de todo padre. Con el paso de los años, es normal que se pregunten si el colegio que han escogido para sus chicos cumple con los planes escolares, y los prepara en otras destrezas esenciales para el futuro desempeño laboral.

Aunque las instituciones recompensen los logros de los chicos en tareas individuales, hay dos factores que son indispensables para el correcto desempeño de las personas en su edad adulta: las habilidades sociales y la cooperación con otras personas en la resolución de problemas.

Este último aspecto fue medido-por primera vez-por el Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos (PISA), el cual se limitaba a ponderar las aptitudes de los infantes en áreas como ciencia, matemáticas y lectura. El resultado era de esperarse: los estudiantes que constantemente resaltaban en las pruebas académicas, demostraron mejor desempeño en la solución de conflictos mediante la colaboración con otros.

Los mejores países para el trabajo en equipo

Con la prueba PISA quedó demostrado que mientras mejores son las notas, mayor es la facilidad para “digerir” información y razonar asuntos complejos. Los alumnos que cuentan con este perfil, están más capacitados para hacer frente a dificultades de cualquier índole.

Según PISA, los cinco países con escolares más destacados en este tema fueron Singapur, Japón, Hong Kong, Corea del Sur y Canadá.  En el análisis, los chicos de estas nacionalidades reflejaron una amplia capacidad para enfrentar los dilemas trabajando en equipo, además de ser los de mejor desempeño académico. Sin embargo, el fenómeno presentó su excepción en los alumnos chinos.

A pesar de que estos niños son reconocidos por su dominio de ciencias y matemáticas, su habilidad social y colaborativa se ubicó en la media. Otro aspecto llamativo, fue que Latinoamérica no contó con ningún representante en la primera veintena de puestos.

Otras conclusiones de la prueba PISA

El lustro pasado, PISA se enfocó en calcular las habilidades del individuo en la resolución de conflictos de forma independiente. Para entonces, los varones obtuvieron más puntajes que las hembras. No obstante, cuando se decidió valorar el trabajo cooperativo, quedó comprobado que las niñas resaltan, siendo Reino Unido el país donde se hizo más visible esta diferencia.

Los varones suelen estimar las ventajas de trabajar con otros si esto le ayuda a mejorar sus propios resultados. En cambio, las hembras se interesan tanto en los juicios como en el éxito ajeno. Por ende, muestran una actitud mucho más positiva en sus relaciones interpersonales.

En tanto, el informe PISA arrojó que los alumnos con menos ventajas, aprecian más las labores colaborativas, pues llegan a considerar que en grupo se toman las mejores decisiones.

Influencia de padres y docentes en el trabajo colaborativo

Si el docente tiene una interacción constante con sus pupilos y los apoya, ellos verán la importancia del trabajo grupal y lo aplicarán en su cotidianidad. De allí que los especialistas sugieren que, desde las aulas, se promueva el desarrollo de actividades que fomenten la comunicación y la consulta de opiniones. En consecuencia, los menores estarán más dispuestos a trabajar con otros.

Lo ideal es que los planteles sepan distinguir a los alumnos más retraídos y establecer dinámicas grupales para la construcción de relaciones. Estas medidas permitirán, además, contrarrestar el abuso escolar, un fenómeno que se ve con frecuencia en muchas nacionales.  Dependerá de los maestros el grado de participación estudiantil que se logre conseguir, y la creación de ambientes altamente cooperativos.

Se ha dicho además, que si el núcleo familiar se integra a la vida escolar del niño, esto incidirá en la consecución de metas. También interviene el uso de la tecnología. Los pequeños que son asiduos a la mensajería instantánea o a las redes sociales, evidencian mayor capacidad para solucionar conflictos en grupo, a diferencia de quienes prefieren los juegos de consola.

Por ende, padres y maestros tienen que redoblar esfuerzos y trabajar en conjunto para dar el ejemplo a los chicos. La meta es ir más allá de unas buenas calificaciones, ya que éstas no siempre van ligadas a la habilidad social, algo fundamental para su progreso en todos los planos de la vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...