Los grandes beneficios de la naturaleza para los niños

Descubre todos los beneficios de la naturaleza en la salud física y mental de los niños

Después del curso escolar, pasar el verano con los niños en la naturaleza es una idea excepcional que merece la pena valorar. Más allá de pasar tiempo en familia, el contacto con el medio natural es muy beneficioso para los más pequeños.

En la actualidad, hay pediatras y otros expertos que tratan el conocido como trastorno por déficit de naturaleza. Se trata de un mal que afecta a aquellos niños que no mantienen contacto alguno con el medio natural. Los síntomas más habituales son: estrés, obesidad, trastornos de aprendizaje, fatiga crónica, depresión, etc.

Pero, ¿cuáles son los beneficios de la naturaleza en el cuerpo y en la mente de los más pequeños?

Beneficios de la naturaleza para los niños

  • Experiencia vital: la naturaleza ofrece un gran número de estímulos, de modo que los niños se sienten libres, en un espacio abierto, para disfrutar de ellos. Se trata así de una experiencia vital que supone un gran estímulo para sus neuronas y una oportunidad para desarrollar sus habilidades.
  • Aprendizaje cognitivo: otro de los beneficios de la naturaleza para los niños tiene que ver con el aprendizaje cognitivo. Así, los niños tienen una mayor organización cerebral, favoreciendo con ello el desarrollo intelectual. El simple hecho de oler una flor genera una serie de emociones, las cuales son fundamentales en la construcción del conocimiento.
  • Habilidades motrices: caminar por el bosque en muchos casos no es sencillo: hay que subir rampas, sortear piedras, etc. Así, los niños mejoran sus habilidades motrices.
  • Respeto: la naturaleza favorece en gran medida el respeto y la empatía por el medio ambiente a través del contacto directo con las plantas y los animales. La observación exige de mucha calma y serenidad, lo cual favorece el desarrollo de habilidades de un modo natural.
  • Salud: cuando los niños están un medio natural sienten menos emociones negativas y tienen una mayor capacidad de observación. Además, se muestran más agradecidos. Pues bien, las personas agradecidas gozan de una mejor salud porque el agradecimiento libera una serie de endorfinas, regulando la presión sanguínea.

Por lo tanto, la naturaleza tiene una gran influencia en el bienestar infantil. Estudios han demostrado que cuanto mayor es el contacto con la naturaleza, los niños agotados se recuperan antes, al tiempo que mantienen la atención y su conciencia ambiental.

En definitiva, el contacto con la naturaleza no es ni mucho menos una moda pasajera. Influye de forma notable en el bienestar tanto psicológico como emocional de los más pequeños.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...