Los ftalatos pueden elevar la presión arterial de los niños

Un estudio a determinado la relación entre la presión arterial elevada en niños y jóvenes y el nivel de ftalatos en el organismo, otra evidencia más de que esta sustancia no debería utilizarse en la industria alimentaria.

Peligros de los ftalatos

Un nuevo estudio conjunto desarrollado por expertos de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos), la Universidad de Washington, la Universidad de Cincinnati y la Escuela de Medicina de la Universidad del Estado, ha concluido que los ftalatos presentes en los envases alimentarios, pueden elevar la presión arterial de los niños.

Los ftalatos son un compuesto químico que se utiliza como plastificante del interior de los envases, se integra en los alimentos a través de un proceso de lixiviación, es decir, los alimentos actúan como disolventes provocando que este compuesto se integre en el alimento a consumir. Para determinar la relación entre ftalatos y presión arterial elevada en la población infantil, el estudio se centró en una muestra de más de 3.000 niños y adolescentes, los investigadores asociaron la alteración de la presión arterial con el consumo de la sustancia química di-2-etilhexil (DEHP), un plastificante común presente en muchos envases plásticos que contienen alimentos o bebidas.

El estudio ha analizado una recopilación de datos de un periodo de seis años obtenida a través de los Centros Nacionales de Salud Estadística del país, para los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Parece ser que las muestras de orina recogidas y que contenían un nivel de ftalatos tres veces superior a lo normal, pertenecían a niños y jóvenes con una presión arterial más elevada. Los investigadores apuntan que la presión arterial sistólica por encima de 140 mm de Hg se define como hipertensión y es algo común en las personas mayores de 50 años, lamentablemente parece que cada vez es más frecuente en los niños y a su vez, también lo relacionan con el sobrepeso y la obesidad.

En otro estudio, se analizaron los ftalatos presentes en las botellas de agua de plástico (PET) para determinar la cantidad de este compuesto químico que se integraba en el agua. Se eligieron tres marcas de agua embotellada que se comercializa en Hungría, mediante una cromatografía de gases-espectrometría de masas, se pretendía determinar la presencia de uno de los tipos de ftalatos, el más abundante recogido en las muestras fue la sustancia química di-2-etilhexil (DEHP), al parecer, cuanto más tiempo pasaba el agua almacenada, más cantidad de este compuesto se disolvía en ella, los investigadores explican que tras el envasado, se podía detectar la presencia de este elemento a los 44 días.

Otro detalle a tener en cuenta, parece ser que en los formatos de envase más pequeños la concentración de ftalatos era aún más elevada que en botellas de agua de 1’5 o 2 litros. Con este estudio se evidencia la integración del elemento en el alimento o bebida contenido. Retomando el primer estudio del que estábamos hablando, dados los resultados, sería preferible que los niños no bebieran de botellas de plástico pequeñas de agua o de otras bebidas, por otro lado sería interesante que dados los riesgos que se asocian a los ftalatos, este compuesto se prohibiera tal y como ya se prohibió el bisfenol A.

Foto | Calliope

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...