Los efectos de la pobreza infantil a largo plazo

Un 36’9% de niños españoles vive en riesgo de exclusión o en la pobreza, están pasando muchas penalidades y esto les pasará factura en un futuro. Los efectos de la pobreza infantil a largo plazo son muchos, los niños de hoy tendrán el día de mañana problemas psicológicos, físicos y educativos.

Uno de cada tres niños españoles vive en riesgo de exclusión o sufre la pobreza, estos datos nos los facilitaba Unicef en uno de sus últimos informes. La organización advertía del ritmo de crecimiento de la pobreza infantil y de la necesidad de frenarla. Caritas afirmaba que España es el segundo país comunitario con más pobreza infantil, solamente superada por Rumanía, lo que nos muestra lo dramática que es la situación. Los datos muestran que la pobreza infantil ha pasado del 28% en el año 2012 al 36% actual.

Pero no es sólo lo que se está sufriendo ahora o dentro de dos años, hay que tener en cuenta los efectos de la pobreza infantil a largo plazo. Las carencias que se viven en edades tempranas (de 0 a 5 años de edad) pueden tener consecuencias de por vida, afectando al desarrollo psicológico, físico y educativo. Afecta a la personalidad, a la capacidad de poder estudiar, a las relaciones sociales, a tener más posibilidades de sufrir enfermedades, etc. Al respecto, merece la pena leer este informe de Unicef titulado ‘Los niños de la recesión, el impacto de la crisis económica en el bienestar infantil en los países ricos’.

Muchas personas advierten de las consecuencias de la pobreza en los niños, la directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Unicef España dice que el sufrimiento de los niños pobres se prolongará durante el resto de su vida. Save The Children explica que el 36’8% de los niños viven por debajo del umbral de la pobreza y sólo saldrán de ella un 6’9% gracias a las ayudas sociales. Estamos al final del ranking europeo en lo que respecta a ayudas sociales, el gobierno español asegura que se preocupa por la pobreza infantil, pero esto es imposible de creer. El Gobierno es plenamente consciente de la situación, habla mucho pero no hace prácticamente nada.

En el vídeo explican que muchos niños han tenido que vivir con sus familias como ocupas en pisos vacíos o en tiendas de campaña, sin luz, sin agua, etc. Esto significa no tener acceso a servicios públicos de calidad como la educación o la sanidad, a no poder hacer las mismas cosas que otros niños, a comer poco o mal y muchas más penalidades. Es evidente que las carencias pasarán factura, recordemos que en los países en vías de desarrollo la desnutrición crónica que viven los niños marca su futuro, serán más débiles y tendrán mayor riesgo de sufrir enfermedades, no podrán acceder al precario mercado laboral, reducen su esperanza de vida, etc.

Los niños que comen poco o mal en nuestro país sufrirán cuando sean adultos enfermedades como la hipertensión, la diabetes, la anemia, problemas cardiovasculares, descalcificación de los huesos… la lista de enfermedades es muy larga, así lo advierte la AEP (Asociación Española de Pediatría). Los pediatras explican que en sus consultas no encuentran a niños desnutridos, pero si mal o muy mal alimentados. Aunque el cuerpo se adapta a las situaciones adversas, a la escasez y a otros problemas, las consecuencias en un futuro se harán notar.

Los niños de familias mono parentales, extranjeras o con padres sin educación secundaria (no todas, evidentemente) sufren todo tipo de carencias, es el perfil del nuevo pobre o trabajador empobrecido según la explicación que dan las organizaciones humanitarias. Para todas estas familias que viven en las grandes ciudades Save The Children pide más ayudas. Pues va ser complicado, ya hemos visto el tipo de ayudas que da el Gobierno, no hay límite para las entidades financieras (se intenta evitar que la población conozca el alcance de las ayudas) y en cambio se le ha dado mucho bombo a una miserable ayuda de 17 millones de euros para repartir entre las familias pobres con menores de España, si hacemos números la ayuda es realmente vergonzosa e inútil.

Save The Children explica que la prestación para una familia con un hijo es de 291 euros al año, lo que supone unos 24 euros al mes, es claramente insuficiente y no se puede considerar una ayuda. A esto hay que añadir que las ayudas se dan cada seis meses y no cada mes, lo cierto es que indigna conocer la política que se está llevando a cabo con las familias empobrecidas de nuestro país. Os invitamos a acceder a este artículo publicado en RTVE y conocer más detalles de la situación de los niños en riesgo de exclusión de nuestro país.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...