Los dolores del crecimiento en los niños II

crecimiento-2

Habitualmente, quienes tenemos niños podemos llegar a escuchar de nuestros hijos algunas quejas originadas por ciertos dolores musculares y óseos localizados en la piernas, que se hacen presentes durante la noche y desaparecen al comenzar el día. En ese caso, es probable que nos encontremos frente a las molestias causadas por los dolores del crecimiento.

No obstante, es fundamental que ante la aparición de ciertos síntomas, realicemos una consulta médica que permita establecer un diagnóstico acertado sobre la causa del malestar.

Tengamos en cuenta que los dolores de esta especie pueden estar provocados por distintas afecciones, tales como la tendinitis, ocasionada por un exceso de deporte; la leucemia, en la que los primeros síntomas suelen ser el dolor de huesos; la periostitis, por el uso excesivo de los músculos, estrés de los músculos o tendones, causado por el síndrome de pie plano; tumores de rodilla o enfermedades reumatológicas, entre otras.

Al respecto, la doctora Barbara Ostrov, jefa de la división pediátrica y reumatológica del Centro Médico Milton S. Hershey del estado de Pennsylvania, manifestó:

“A veces las personas atribuyen los síntomas del dolor de crecimiento cuando no son éstas en absoluto, lo que pienso que es potencialmente peligroso para la salud de los niños. Mientras el dolor nocturno en ambas piernas no sea con otros síntomas y no haya problemas durante el día probablemente es inofensivo, si el niño tiene dolor en sólo una pierna, el dolor se presenta durante el día, u otros síntomas tales como la inflamación acompañada de la piel caliente o cambio de color, esto podría indicar algo más serio. Esto para mí es una bandera roja de que algo más está pasando”.

Muchas veces los padres, e incluso algunos médicos, suelen diagnosticar al niño asegurando que padece dolores del crecimiento, cuando en realidad se trata de malestares que se hacen presentes a raíz de una sobrecarga muscular, principalmente en los pequeños que suelen desarrollar una amplia variedad de actividades deportivas.

El esfuerzo físico finalmente les provoca importantes malestares musculares y óseos, sobre todo, en determinadas zonas del cuerpo en las que se concentra la sobrecarga de esfuerzo, tales como el tendón de Aquiles o los glúteos.

A continuación, te acercamos una serie de pautas para conocer cuáles son algunos de los síntomas principales de los dolores del crecimiento:

  • Las molestias suelen centrarse principalmente en las piernas.
  • Por lo general, el dolor se produce al caer la tarde o por la noche.
  • En ocasiones, los niños no pueden dormir por las molestias.
  • Pueden llegar a ser dolores intensos, pero difusos.
  • No se ubican en un lugar específico.
  • Se presentan en ambas extremidades.
  • Se calman con simples caricias y masajes.
  • Se presentan en períodos que se extienden entre 2 y 6 meses y luego desaparecen.
  • El dolor se calma mediante el uso de analgésicos, tales como el paracetamol.
  • Durante el día los dolores desaparecen.

Independientemente de que nuestro hijo presente estos síntomas, es fundamental que se realice una consulta médica que permita diagnosticar la causa puntual del trastorno.

Tengamos en cuenta que estas molestias pueden llegar a ser síntomas de la presencia de alguna enfermedad grave, por lo que deberá ser el especialista quien determine el origen de los dolores que padece nuestro hijo.

Vía | Joltivan, Pediatralia
Foto | Emeryjl

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 4,50 de 5)
4.5 5 2
Loading ... Loading ...