Los dolores del crecimiento en los niños I

dolores de crecimiento

Si tenemos niños en edad escolar, seguramente a veces nos hayan comunicado algunos dolores corporales leves, que se centran sobre todo en los músculos de las piernas y en la espalda. Por lo general, suelen padecerlos por la tarde o cuando comienza a caer la noche.

Lo más probable es que al día siguiente, al despertar, nuestro hijo haya olvidado esas molestias musculares y se muestre de buen ánimo y sin dolor, ante nuestra perplejidad por no comprender lo que está sucediendo.

Es posible, que si nuestro hijo se encuentra en dicha situación, esté padeciendo lo que se denomina dolores del crecimiento, porque en definitiva su cuerpo está cambiando y desarrollándose, y cada uno de sus huesos y sus músculos necesitan adecuarse a esta evolución.

De acuerdo con estudios médicos, en la actualidad entre el 10 y el 20 por ciento de los niños comienza a padecer dolores de crecimiento durante la etapa que abarca desde los 4 hasta los 12 años de edad.

En esa línea, la doctora Barbara Ostrov, jefa de la división pediátrica y reumatológica del Centro Médico Milton S. Hershey del estado de Pennsylvania, explica la situación que puede llegar a experimentar un niño que se encuentra en esta etapa:

“Tu hijo de ocho años no puede dormir porque sus piernas le duelen. Los amigos de tu hija de cinco años se levantan llorando en mitad de la noche con la misma queja. Después de que mamá o papá le masajeen sus piernas, los niños son capaces de dormirse y levantarse por la mañana sintiéndose bien. Pero en la adolescencia, los dolores esporádicos nocturnos desaparecen por completo”.

Este trastorno suele ser denominado por los médicos como dolor crónico recurrente, ya que el concepto de dolor del crecimiento no responde a un término científico, y su característica principal reside en que se trata de un malestar benigno.

Sin embargo, es fundamental que ante la aparición de síntomas relacionados con dolores musculares u óseos se realice una consulta médica, que permitirá evaluar correctamente cuál es la causa de las molestias físicas que padece el niño, ya que podrían ser síntomas de otras enfermedades.

Te invitamos a leer la segunda parte de este informe sobre los dolores de crecimiento en los niños, en el que te informamos acerca de las pautas a tener en cuenta para detectar la presencia de dolores del crecimiento.

Vía | Joltivan, Pediatralia
Foto | Cornell University Library

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...