¿Los deberes en vacaciones son apropiados para los niños?

El esparcimiento y la recreación son fundamentales para gozar de buena salud física y mental. Los pequeños de las casa también tienen derecho a ello. Sin embargo, el tiempo de ocio debe tener algunas condiciones para hacerlo provechoso

Deberes en vacaciones ¿Son necesarios?

Así como los adultos anhelan hacer una parada en su trabajo diario, los chicos también añoran culminar la temporada de clases para descansar y disfrutar de otras cosas. Dejar a un lado los horarios, las maestros y las tareas es beneficioso y necesario. Pero muchos padres se preguntan si es apropiado que los niños dejen de hacer deberes en vacaciones.

Diversos especialistas coinciden en que no está mal que los chicos empleen algunos minutos a reforzar o mejorar su rendimiento académico en su pausa escolar. Lo importante es no excederse en la cantidad y conseguir un método distinto al regular. Existen muchas maneras de activar el aprendizaje sin necesidad de sentarse horas frente a un libro o hacer planas.

Además, existen otros valores a los que por falta de tiempo o por exceso de obligaciones, se les deja poco espacio. Estos son la creatividad, socialización y empatía. El deporte y el arte son alternativas idóneas para ocupar a los chicos y sacar provecho de la temporada. La idea es que no sientan que está haciendo “horas extra”.

Qué deberes asignar a los niños en vacaciones

Generalmente los niños no saben gestionar el ocio. Si los dejamos a su albedrío seguramente pasarán las vacaciones con videojuegos o sintiéndose hastiados por el fastidio. Y aunque expertos aseguran que el aburrimiento es un factor importante para el desarrollo de los chicos, no está demás orientarles para un buen uso del tiempo libre.

Los juegos de mesa son fabulosos para aumentar la atención, concentración y otras habilidades. Además de divertirse, estarán reforzando otras áreas que podrán aplicar en la escuela. Las manualidades y la fotografía son otras opciones válidas. Lo fundamental será descubrir lo que les interesa y los ayudes a adecuarlo a su edad.

También existen numerosos planes vacacionales que se ofertan durante el verano. Cocina, pintura, música y hasta deportes son parte de las opciones, pero no hay que abusar de ellos. Con una semana basta para que disfruten de esa recreación planificada.

Compartir en familia es la mejor opción

Ganarse la confianza de los niños, pasar momentos con ellos de calidad y reír juntos siempre será gratificante. Aunque los padres tengan que cumplir con sus obligaciones laborales o domésticas, deben hallar un rato para incluirse en las vacaciones de sus hijos. Interesarse por lo que hacen y compartir actividades lúdicas elevará la autoestima de los infantes. Se sentirán valiosos. Un niño que se siente valorado, escuchado y querido rendirá más cuando vuelva a la escuela.

Hacer coincidir las vacaciones laborales con la de los chicos es lo ideal, pues podrán planificar mejor un evento familiar. Los viajes en familia son perfectos para aprender juntos nuevos idiomas o costumbres. Visitar museos, sitios históricos y recreativos es importante para ampliar el bagaje cultural de todos los miembros. Salir de la rutina es un paso casi obligado para todo ser humano.

Si el presupuesto no lo permite y deben quedarse en casa, siempre habrá proyectos que emprender. ¿Qué tal renovar el jardín?, ¿Hacer un álbum de fotos? o ¿Pintar la cochera? La vivienda no tiene que ser aburrida. Salir de paseo a sitios que desconozcan de la ciudad o invitar a los amigos a una pijamada será de provecho.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...