Los cambios epigenéticos en el nacimiento podrían provocar problemas de conducta

Un grupo de investigadores británicos estudia cómo los cambios epigenéticos en el nacimiento, como pueden ser las adicciones a drogas, alcohol o tabaco, el estrés u otros factores ambientales, pueden provocar que los niños sufran problemas de conducta agravándose aún más en edad adulta.

Problemas de conducta en la infancia

Un estudio desarrollado por expertos del Kings College de Londres y la Universidad de Bristol (Reino Unido), concluye que los cambios epigenéticos en el nacimiento (factores ambientales que pueden provocar cambios genéticos, como por el consumo de alcohol, el tabaco, el ambiente del lugar en el que se vive, la adicción, las agresiones, etc.), podrían provocar problemas de conducta en los niños.

Hasta la fecha, se sabe que los factores genéticos juegan un papel importante en los problemas de conducta, llegando a explicar entre un 50% y un 80% de los casos en los que los niños desarrollan estos problemas. Sin embargo, se ha estudiado poco cómo afectan a los fetos los factores epigenéticos, y cómo pueden aumentar el riesgo de que sufran problemas de conducta tras el nacimiento y a medida que se desarrollan.

Problemas conductuales como las peleas, los robos o las mentiras son razones comunes para el tratamiento de los niños en el Reino Unido, los expertos comentan que en estos tratamientos el Reino Unido gasta anualmente unos 22.000 millones de libras. Comentan además que los niños que desarrollan problemas de conducta antes de los 10 años de edad, tienen un mayor riesgo de tener un comportamiento antisocial severo y crónico a lo largo de su vida, lo que se traduce en un mayor coste social y económico relacionado con la delincuencia, las necesidades de atención sanitaria y la dependencia del bienestar.

Comprender cómo se producen los cambios en el ADN en un proceso epigenético en los fetos contribuiría a desarrollar estrategias y terapias más eficaces para prevenir los problemas de conducta en el futuro, de ahí que se considere la importancia del estudio, ya que podría reducir un problema que como ya hemos comentado, tiene elevados costes socioeconómicos. En la investigación se utilizaron los datos del Estudio Longitudinal Padres e Hijos de la Universidad de Bristol, del que podéis conocer más detalles aquí.

Los expertos analizaron la asociación entre cambios epigenéticos sufridos en los recién nacidos y los problemas de conducta que tenían en un rango de edad comprendido entre los 4 y 13 años. Los expertos tomaron también datos sobre la influencia de los factores ambientales asociados a la aparición de los problemas de conducta a una edad temprana, como la exposición a eventos estresantes, el consumo de tabaco y alcohol por la madre, etc. Los resultados mostraron que en el nacimiento se produjeron cambios epigenéticos en siete lugares del ADN que provocaron la aparición temprana de los problemas de conducta.

El gen que sufrió cambios más apreciables fue el denominado MGLL, la expresión de este gen está implicada en la recompensa, la adicción y la percepción del dolor. También se encontraron diferencias, aunque menos significativas en otros genes que se asocian a la agresión y el comportamiento antisocial. Los expertos explican que los niños con problemas de conducta en edad temprana, son mucho más propensos a sufrir comportamientos antisociales en la edad adulta, por lo que es muy importante en beneficio de los niños y de la sociedad tener en cuenta estos cambios para reconducir el comportamiento desde una edad temprana.

Los investigadores explican que existen muchas evidencias que muestran que la exposición al tabaquismo y el consumo de alcohol durante el embarazo provocan problemas de desarrollo en los niños, sin embargo, se desconoce cómo se produce el mayor riesgo de que sufran problemas conductuales. Por tanto, se considera que un buen punto de partida para analizar este problema, son los cambios epigenéticos que se producen en el útero materno. El estudio es complejo e interesante, ya que puede explicar por qué algunos niños pueden tener problemas graves de comportamiento y los padres o la sociedad en general, agravarlos por desconocer el origen.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la revista científica Development & Psychopathology.

Foto | Jerry Lai

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...