Los calmantes

Los calmantes

Las medicinas con o sin receta se están volviendo para muchos adolescentes como una opción a las drogas callejeras, cada día 2.500 jóvenes de 12 a 17 años abusan de algún calmante por primera vez. Más adolescentes abusan de las medicinas que sólo están a la venta con receta que de cualquier droga ilícita, excepto la Marihuana. En el 2006 más de 2.1 millones de jóvenes de entre 12 y 17 años  dijeron que habían abusado de medicinas con receta ya que están fácilmente disponibles y muchos jóvenes creen que es una manera segura de experimentar los efectos de las drogas.

Los calmantes u opiáceos son las drogas que contienen, se derivan o imitan al opio. Se prescriben para el dolor y siempre bajo control médico por lo que cuando se administran bajo supervisión médica no tienen ningún peligro, los derivados de la morfina  provienen de los opiáceos y se utilizan para tratar el dolor terapéuticamente, suprimir la tos, aliviar diarreas e inducir a anestesia. El abuso de estos narcóticos provoca una sensación general de bienestar con la tensión, ansiedad y agresividad reducida.

Los calmantes son el tipo de medicamento con receta de los que abusan más los jóvenes de 16 años, seguidos por los estimulantes, los tranquilizantes y los sedantes. Casi dos de cada cinco jóvenes dicen tener amigos que abusan de los calmantes con receta y casi tres de cada diez dicen tener amigos que abusan de estimulantes con receta.

La manera en la que toman los calmantes suele ser en forma de píldoras, aunque también pueden molerlas y aspirarlas por la nariz para tener un efecto más intenso. Los calmantes pueden provocar somnolencia, dificultad para concentrarse, náuseas, estreñimiento, vómitos y depresión respiratoria.

Los estimulantes también pueden resultar peligrosos, los adolescentes los utilizan para permanecer despiertos, aumentar la atención y la concentración, realzar la energía, algunos jóvenes guardan las pastillas durante la semana para después compartirlas con los amigos los fines de semana ya que algunas son similares a la cocaína como por ejemplo las anfetaminas, llegando incluso a mezclarlas con el alcohol, o venderlas en épocas de examen.

Vía|  www.laantidroga.com
Foto| megwills

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,50 de 5)
3.5 5 2
Loading ... Loading ...