Los amigos imaginarios

Los amigos imaginarios en la primera infancia.

Alrededor de los 3 o 4 años, es muy común que los niños forjen algún tipo de “amistad”, con algún amigo imaginario.

Situación que puede extenderse hasta aproximadamente los 6 años, sin que esto constituya ninguna patología o señal de alarma.

Sólo en el caso de que el niño se vuelva violento, agresivo, incapaz de cumplir con sus tareas habituales y cotidianas o de relacionarse socialmente con otros pares, será necesaria una consulta con un profesional, de lo contrario, no habría de que preocuparse.

Todo lo contrario, un amigo imaginario, ayudará a tu hijo a proyectar sus conflictos y miedos ante nuevas situaciones, como por ejemplo, el comienzo del jardín, la llegada de un hermanito o el abandono de los pañales.

Incluso le hará ganar mayor confianza en sí mismo, favoreciendo su autoestima, aprenderá a controlar sus emociones y desarrollará sus primeras habilidades sociales.

Estos amigos imaginarios, pueden ser objetos o personas, y los niños, pueden llegar a dedicarles varias horas de su día, a tal punto de establecer con ellos largas conversaciones y juegos.

Alrededor de un 25% de los papás, no se dan cuenta de que su hijo tiene un amigo imaginario, para el resto, es importante que sepan, que al no constituir ningún problema para ellos o sus niños, no conviene retarlos, reprimirlos, ni negarles que su amigo exista, tampoco quiere decir que se lo tenga que incentivar, pero si es positivo que se lo tome con total naturalidad.

Foto de lucha la cucha

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...